Orinar frecuentemente después de ejercitarte

Hay una serie de condiciones subyacentes asociadas con la micción frecuente. Puedes no notar un leve aumento en la urgencia o frecuencia para orinar durante tu rutina diaria, pero los factores relacionados con el ejercicio, tales como el esfuerzo o en el impulso metabólico temporal asociado al ejercicio puede agravar una condición subyacente. En otros casos, puedes encontrar que tu mayor necesidad de orinar puede no verse agravada por el ejercicio. Más bien, puede ocurrir únicamente después de hacer ejercicio, sin verte afectado en otras ocasiones.

Consumo de líquidos

La causa de la necesidad frecuente de orinar puede ser muy simple. Si consumes una gran cantidad de agua o bebidas deportivas durante el ejercicio, tu cuerpo va a procesar estos líquidos y producir la orina a un ritmo rápido. El impulso metabólico que experimentas durante los períodos de ejercicio acelera la necesidad de orinar después, por lo que es posible que una reducción de la ingesta de líquidos es todo lo que necesitas para disminuir la urgencia con que orinas después del ejercicio.

Suplementos para los músculos

Los suplementos de culturismo, como batidos y polvos, pueden contener sustancias que causan micción frecuente. Un suplemento que contiene bayas de enebro, perejil, diente de león u otras sustancias diuréticas aumentará tu necesidad de orinar. Si tomas estos suplementos antes de hacer ejercicio para aumentar tu metabolismo durante el ejercicio, el probable resultado es que tendrás que orinar después. También puedes experimentar una reacción alérgica a la testosterona añadida en algunos suplementos de culturismo. Orinar con frecuencia es uno de los posibles síntomas de una reacción de este tipo.

Músculos y nervios

Levantar o girar indebidamente durante el ejercicio puede tirar de los músculos de la parte inferior del cuerpo, lo cual puede ejercer presión sobre la vejiga. Esta presión puede causar micción frecuente o la percepción de la necesidad de orinar, incluso cuando la vejiga no está llena. El daño a ciertos nervios también puede causar micción frecuente. Tu nervio pudental puede causar dolor de espalda y micción frecuente si se daña durante el ejercicio, pero esta condición puede ser temporal y tratable si se detecta a tiempo, sobre todo si se evitas causar más daño.

Hipertensión por ejercicio

La hipertensión, o presión arterial alta, se asocia a menudo con la micción más frecuente. En algunos casos, el aumento de la frecuencia cardíaca durante el ejercicio produce una condición de hipertensión inducida por el ejercicio. Tanto durante tu período de ejercicio como en el período de recuperación, la hipertensión inducida por el ejercicio puede hacer que experimentes la necesidad de orinar con frecuencia. Tu médico puede contrarrestar este síntoma con la prescripción de medicamentos para la presión arterial alta, a pesar de que la micción frecuente también puede ser un efecto secundario de algunos medicamentos para la presión arterial.

Signos de alarma

Si la causa es una enfermedad crónica agravada por el ejercicio, o lo que parece ser un resultado directo, pide a tu médico una prueba para detectar la causa. La necesidad frecuente de orinar también puede ser un síntoma de la diabetes y el embarazo, o una indicación de que un tumor está presionando la vejiga. La presión arterial alta o un desequilibrio hormonal también pueden ser un factor, y a menudo puedes obtener un tratamiento para detener estas condiciones.

Más galerías de fotos



Escrito por rob callahan | Traducido por verónica sánchez fang