Cómo hacer que las orejas perforadas dejen de rezumar

Tus orejas perforadas podrían rezumar o gotear fluidos de colores claros durante el proceso de sanado. Los fluidos que se drenan de tus perforaciones son normales durante el proceso de sanado, pero si el goteo y el rezumado son constantes o continúan después del período de sanado de seis a ocho semanas, tus orejas podrían necesitar cuidado adicional. Cambiar tus fundas de almohadas más frecuentemente y esterilizar tu teléfono después de cada uso pueden ayudar a reducir la cantidad de irritación que experimentas de tus perforaciones de orejas.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Jabón
  • Agua
  • Solución salina
  • Sal marina sin yodo
  • Taza desechable
  • Bolas de algodón

Instrucciones

  1. Límpiate las manos, luego lava tus orejas perforadas diariamente con un jabón suave y agua o solución salina. Evita mover el arete hacia adelante y atrás en tu perforación y no lo gires o lo retuerzas. Quita cualquier costra en el arete con el agua y el jabón.

  2. Pídele a tu perforador sal marina sin yodo. Mezcla ¼ de cucharada de sal marina con 8 oz. de agua tibia en una taza desechable limpia. Moja cuatro bolas de algodón en la solución. Aplica y presiona una bola de algodón sobre el frente y el dorso de ambas perforaciones. Quita las bolas de algodón después de 10 minutos. La sal marina puede sacar el fluido de tus perforaciones y podría dejar un residuo amarillo o marrón en las bolas de algodón.

  3. Visita a un perforador profesional. El perforador examinará tu perforación en busca de una posible infección. Si tus aretes están demasiado apretados durante el proceso de sanado, los fluidos pueden acumularse dentro de tus perforaciones. El perforador podría cambiar tus aretes si las agujas o aros son muy pequeñas o cortas para tu anatomía. Alerta a tu perforador si has colocado joyería inapropiada, no comprada en una casa profesional de perforaciones, en tus orejas. Tus perforaciones podrían estar irritadas o rezumando debido a una reacción alérgica al metal.

Consejos y advertencias

  • No compres joyería para tus orejas en mercados de pulgas o gasolineras.
  • Evita tocar tus perforaciones excepto cuando te las limpies. Tocar tus orejas con tus manos puede introducir suciedad y bacterias a tus perforaciones, causando irritación.
  • Visita a tu perforador inmediatamente si sospechas que tienes una infección en tus perforaciones.

Más galerías de fotos



Escrito por maude coffey | Traducido por gabriel guevara