Opciones para tratar el reflujo ácido

El reflujo ácido es el flujo del ácido estomacal hacia el esófago (el tubo por el que se conduce la comida de tu boca hacia tu estómago). Los síntomas incluyen a la acidez estomacal, dolor de garganta, un doloroso sabor a ácido en la garganta y tos. De acuerdo a un artículo en "American Family Physician" (Doctor de familia americana) en el año 2003, más del 40 por ciento de adultos sufre de acidez al menos una vez al mes. Las opciones para tratar el reflujo ácido incluyen a los cambios en el estilo de vida, medicamentos y cirugía.

Cambios en el estilo de vida

Cambiar tus hábitos puede disminuir la frecuencia y la severidad de tus síntomas si sufres de reflujo ácido. Ingiere alimentos pequeños y limita tu consumo de alimentos irritantes, como las frutas ácidas y los tomates. Evita la cafeína, el alcohol, el chocolate, la hierbabuena y la cebolla. La grasa hace que vaciar el estómago sea más lento y agrava el reflujo, así que intenta moderar la cantidad de grasa en tu dieta. Evita comer por 3 ó 4 horas antes de ir a dormir. Si fumas, deja de hacerlo. La obesidad también es un factor que contribuye a padecer de reflujo ácido, así que tu médico probablemente te aconseje perder peso. Los cambios en el estilo de vida son parte de un plan de tratamiento, aun si necesitas medicación o cirugía para controlar tu reflujo ácido.

Medicamentos

Los antiácidos, los bloqueadores de histamina y los inhibidores de la bomba de protones son los medicamentos más comúnmente usados para el tratamiento de reflujo ácido. Todos estos están disponibles sin receta médica. La cimetidina (Tagamet) y la ranitidina (Zantac) son ejemplos de bloqueadores de histamina y el lansoprazol (Prevacid) y omeoprazol (Prilosec) son inhibidores de la bomba de protones. Si tus síntomas de reflujo persisten o recurren a pesar de usar medicamentos que no necesitan prescripción, solicita atención médica. Tu doctor podría continuar la terapia, posiblemente con medicamentos más fuertes o una combinación de medicinas; o referirte con un especialista para continuar la evaluación.

Cirugía

El reflujo ácido que daña al esófago o causa síntomas persistentes es conocido como enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). En casos de ERGE crónica que no mejora con la terapia médica, se puede recomendar la cirugía. La funduplicatura laparoscópica es la cirugía más frecuentemente usada para tratar la enfermedad. Este procedimiento consiste en apretar y fortalecer la unión entre el esófago y el estomago. Un artículo de septiembre del año 2011 en "Comparative Effectiveness Reviews" (artículos académicos de efectividad comparativa) reporta que la cirugía antirreflujo es superior a la terapia médica para controlar los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Sin embargo, algunos pacientes todavía tienen que tomar medicamentos para la supresión de ácido después de la cirugía. Tu médico te puede ayudar a decidir su la cirugía antirreflujo es una buena opción para ti.

Otros procedimientos

De acuerdo con la Agencia para la Investigación y la Calidad del Cuidado de la Salud (AHRQ, por sus siglas en inglés), los beneficios de los procedimientos más recientes para tratar el reflujo ácido como el Esophyx (Técnica quirúrgica por vía endoscópica), Stretta (Terapia con ondas de energía de radiofrecuencia) y el EndoCinch (Sutura endoscópica de la unión gastroesofágica) no han sido probados. Estos procedimientos, no han sido llevados a cabo en un número grande de pacientes para determinar qué resultados tienen en comparación con terapias estandarizadas y han sido vinculados a un número de complicaciones, incluyendo las dificultades para pasar tragar la comida, infecciones e inflamación.

Advertencia

El reflujo ácido crónico puede conducir a serias complicaciones, incluyendo la estenosis esofágica (estrechamiento del esófago) y cáncer. Si tienes síntomas persistentes de reflujo ácido, habla con tu doctor para que te hagan una evaluación apropiada y te recomiende opciones para tu tratamiento.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por maria del rocio canales