Opciones saludables para el desayuno en un restaurante

Es domingo por la mañana y estás en un restaurante. Esta semana, has resuelto comer sano, pero no estás seguro sobre qué elegir en el menú. Normalmente, comerías panqueques con arándanos (blueberry) y huevos, croquetas de papas y café. Tomar la decisión de comer sano puede parecer más fácil que decidir qué ordenar para el desayuno. Sólo recuerda que según la Clínica Mayo, un desayuno saludable puede ayudarte a mantener un peso saludable.

Huevos

Los huevos son una fuente saludable de proteínas. Ordena huevos duros y espolvoréalos con un poco de sal para darles sabor. Para algo diferente, prueba un huevo pocheado, que es básicamente la clara y la yema cocidas en agua. Si estás buscando disminuir el colesterol, ordena una omelet de clara de huevo, pero dile al cocinero que le ponga poca manteca o use aerosol antiadherente de cocina.

Fruta

La mayoría de los restaurantes tienen frutas. Las frutas frescas son tu mejor opción; ordénalas cortadas en un plato como guarnición. A veces, las pueden mezclar con yogur; sólo pídelo, incluso aunque no esté dentro del menú.

Pan

En lugar de pan blanco, ordena pan integral. Pide que la manteca y el jamón te lo sirvan aparte. Recuerda prestar atención al tamaño de las porciones. Sólo porque tengas cuatro rodajas en tu plato, no debes consumirlas todas.

Bebidas

En lugar de jugo, bebe agua con una cuña de limón. En lugar de café, prueba un té de hierbas. Otra bebida saludable para el desayuno es el te earl grey con limón. Si debes tomar café, usa leche descremada. Indefectiblemente, asegúrate de que un vaso de agua sea parte de tu rutina en el desayuno.

Productos lácteos

Cuando ordenes el desayuno, elige leche descremada, evita la mantequilla y pide yogur descremado o libre de grasas. Los productos lácteos son ricos en calcio, que es saludable, pero pueden tener un alto contenido de grasas.

Otros recordatorios

Comienza bien tu día ordenando alimentos que te darán energías, no aquellos que te hagan sentirte pesado. La clave es la variedad. Consume proteínas magras y asegúrate de que haya colorido sumando frutas y tal vez alguna hortaliza.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa angela | Traducido por paula santa cruz