¿Por qué el Omega 3 es bueno para ti?

Los ácidos grasos omega-3 son un tipo de grasa poliinsaturada que son necesarios para diversos procesos corporales como la construcción y la coagulación de las membranas celulares en la sangre y en el cerebro. Los ácidos grasos del Omega-3 son un nutriente esencial, ya que nuestro cuerpo no puede producirlo. Se encuentran en las nueces, la linaza, la soja, el aceite de canola y el aceite de pescado, así como en los peces de agua fría como la trucha, el arenque y el salmón. La investigación ha puesto de manifiesto su potencial para la protección contra las enfermedades cardíacas, los accidentes cerebrovasculares y la artritis reumatoide.

Enfermedad Cardiovascular

La Office of Dietary Supplements informa que los resultados de una investigación revelan una disminución de los triglicéridos o grasas de la sangre del 10 al 33 por ciento en las personas que consumen aceite de pescado. También se demostró que cuanto mayor es la dosis de aceite de pescado que se consume, mayor es la disminución en los niveles de triglicéridos. Además, el consumo de ácidos grasos omega-3, diversos tipos de pescado y el aceite de pescado, han demostrado reducir todas las causas de mortalidad y las diferentes enfermedades cardiovasculares que dan como resultado la muerte súbita, la muerte cardíaca y el infarto de miocardio o ataque al corazón.

Diabetes

De acuerdo con la Office of Dietary Supplements, desde que el consumo de los ácidos grasos omega-3 se ha demostrado en diversos estudios de investigación como método efectivo para reducir los niveles de triglicéridos, y ya que los niveles altos de triglicéridos se ha demostrado que es un factor de riesgo para la diabetes, se recomienda el consumo de ácidos grasos omega-3, ya que puede ayudar a disminuir el riesgo de desarrollar diabetes.

La artritis reumatoide

Diversos estudios han demostrado que el consumo de ácidos grasos omega-3 puede ayudar a mejorar los resultados clínicos de las personas con artritis reumatoide. Por ejemplo, un estudio publicado por la Office of Dietary Supplements mostró que el consumo de ácidos grasos omega-3 reduce la necesidad de medicación con corticoides y ayuda en el alivio del dolor a las personas con artritis reumatoide. Además, se ha demostrado que el consumo de ácidos grasos omega-3 reduce el número de articulaciones delicadas o articulaciones sensibles al dolor, en las personas con artritis reumatoide.

Función cognitiva

El ácido alfa-linolénico, un tipo de ácido graso omega-3, se convierte en el cuerpo en el ácido ácido graso eicosapentaenoico, o EPA, y en el ácido docosahexaenoico, o DHA. La Office of Dietary Supplements informa que el consumo de ácidos grasos omega-3 totales y el consumo de DHA se asociaron con una reducción significativa en la incidencia de la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, es necesario realizar otros estudios con muestras de mayor tamaño para confirmar tales hallazgos, antes de se puedan hacer reivindicaciones adicionales sobre los efectos protectores del ácido graso omega-3 contra esta enfermedad.

Más galerías de fotos



Escrito por staci gulbin, ms, med, rd, ldn | Traducido por anibal julian barbosa