Olor corporal en adolescentes

La sudoración es una respuesta normal y saludable al calor, el ejercicio, estrés, ansiedad y nerviosismo. Has estado sudando desde que naciste, pero es posible que hayas notado algunos cambios en las glándulas sudoríparas, ya que te has convertido en un adolescente. La pubertad hace que las glándulas sudoríparas sean más activas y segreguen ciertas sustancias químicas que pueden causar que el cuerpo tenga olor, de acuerdo con la Nemours Foundation. El olor corporal puede ser abrumador y vergonzoso si no se trata correctamente, pero algunos cambios de estilo de vida y tratamientos pueden ayudar a mantenerlo bajo control.

Lo esencial

Tu piel contiene dos tipos de glándulas sudoríparas ecrinas y apocrinas -según la Mayo Clinic-. Las glándulas ecrinas, que cubren la mayor parte del cuerpo y se abren a la superficie de la piel, crean la transpiración, que está compuesta principalmente de sal y agua. Las glándulas apocrinas, que se encuentran en áreas donde muchos folículos pilosos están presentes (por ejemplo, axilas, ingle y cuero cabelludo), secretan un sudor graso en los tubos de las glándulas sudoríparas. Cuando se contraen las paredes de los tubos, el sudor sale a la superficie de la piel, y las bacterias lo descomponen. Esta descomposición bacteriana origina la mayoría del olor corporal.

Prevención


El lavado consistente del cuerpo, el cambio de ropa limpia y seca a diario y el uso de desodorantes puede ayudarte.

El lavado consistente del cuerpo, especialmente en las zonas debajo de los brazos, alrededor de la ingle y en los pies, te ayudará a reducir el olor corporal, quitando las bacterias. El cambio de ropa limpia y seca a diario también ayuda; la Mayo Clinic recomienda usar ropa de algodón sobre todo si tienes una tendencia a sudar en grandes cantidades. También puedes considerar el uso de un desodorante o un anti-transpirante si el lavado diario y ropa limpia no controlan adecuadamente tu olor corporal.

Desodorantes vs. anti-transpirantes

Mientras los desodorantes eliminan el olor corporal enmascarándolo con un aroma más agradable, los anti-transpirantes impiden o secan la transpiración. Ambos, desodorantes y anti-transpirantes, vienen en una variedad de olores, algunos de los cuales se comercializan para hombres y otros para mujeres. También vienen en diferentes formas, como geles, cremas, roll-on y spray. Debido a que muchos desodorantes y anti-transpirantes son perfumados, tu u otras personas alrededor tuyo pueden tener una reacción alérgica a ellos. La Nemours Foundation recomienda leer las instrucciones del producto que elijas ya que algunos pueden ser más eficaces cuando se aplican en la noche, mientras que otros son mejores cuando se utilizan por la mañana. Algunas teorías sugieren que el ingrediente activo de los anti-transpirantes y desodorantes pueden causar problemas de salud como el cáncer de mama, pero el National Cancer Institute y la U.S. Food and Drug Administration actualimente no tienen evidencia o datos que demuestren que estas teorías sean correctas.

Tratamientos más fuertes

Si encuentras que los desodorantes y anti-transpirantes no controlan efectivamente tu olor corporal, puedes considerar consultar a tu médico sobre el anti-transpirante de cloruro de aluminio. Debido a que este fuerte anti-transpirante puede causar enrojecimiento de la piel, picazón e hinchazón, la Mayo Clinic recomienda lavarlo después de usarlo.

Inquietudes adicionales

Si encuentras que has comenzado a sudar más de lo normal, que la sudoración interrumpe tu rutina del día a día, experimentas una sudoración nocturna sin razón conocida o si notas un cambio en el olor del cuerpo, consulta con un médico. Estos cambios pueden ser un signo de una condición médica subyacente. La diabetes cetoácida y la insuficiencia renal son dos ejemplos de problemas de salud asociados con los cambios de olor corporal, según la Mayo Clinic.

Más galerías de fotos



Escrito por christa miller | Traducido por eliana belen doria