Una olla de cocción lenta para padres y niños

Cuando el tiempo es escaso, puede ser que te sientas tentado a ir a cualquier restaurante de comida rápida que te quede más cercano y así ahorrar tiempo. Pero cocinar tu propia comida en casa es más saludable y te ahorrará dinero. Una olla de cocción lenta es ideal porque puedes mezclar los ingredientes en la mañana y, por la tarde, podrás sentarte a comer alimentos saludables. Modifica tus recetas e incluye alimentos que incluso el niño más mimado esté dispuesto a comer los alimentos que toda la familia disfruta.

Guisados de carne

Una olla de cocción lenta requiere de varias horas para cocinar los alimentos, por lo que es una buena opción para preparar pollo o carne, porque puedes encender la olla por la mañana y dejarla asando la carne durante todo el día. A un roast beef, unta una salsa barbecue, su sabor dulce atrae el paladar de muchos niños, y deja que la olla cueza la carne durante 8 horas. Tritura la carne y sírvela con pan integral o panecillos con una guarnición de verduras al vapor para aumentar la ingesta de nutrientes de tu familia. O puedes asar pechugas de pollo con zanahorias, papas, guisantes, maíz, judías verdes y crema de champiñones baja en grasa. A algunos cuencos pequeños cúbrelos con pasta de hojaldre para servir como tartas en miniatura de carne de pollo que incluso los comedores melindrosos disfrutarán.

Platillos con pastas

Cocinar la pasta en una olla de cocción lenta no siempre resulta bien, pero puedes preparar una salsa que hierva a fuego lento durante todo el día. Esto te deja la tarea de sólo hervir el agua para hacer la pasta y preparar una rápida ensalada de verduras. Para preparar salsa en cantidad abundante, combina los tomates cortados en cubitos, caldo de pollo, salchicha italiana, cebolla picada, pimientos, champiñones y albahaca picada. Cocina la salsa a temperatura baja durante todo el día. Para una salsa más ligera, primero muele los tomates hasta hacerlos puré, combínalos con verduras picadas y sustituye las albóndigas de pavo por las de salchicha. Sirve la salsa junto con divertidas figuras de pasta que capten la atención de los niños.

Sopa

Si a tu hijo le gusta sorber latas de sopa, intenta hacer la tuya en una olla de cocción lenta, lo que es más saludable cuando quiera su comida favorita. Combina pollo con res, fideos gruesos, zanahorias, apio picado y cebolla y cocina los ingredientes a fuego lento durante 7 u 8 horas. Saca la carne de pollo y tritúrala antes de añadirla nuevamente a la sopa. Sírvela con las galletas favoritas de tu hijo. O bien, sustituye la carne de res con una o dos latas de tomates cortados en cubitos, agrega frijoles blancos, calabacín y ejotes para preparar un plato abundante de sopa minestrone que toda la familia disfrutará en un día frío.

Desayuno

A la mayoría de los niños le gusta los desayunos, alimentos que puedes servir a tu familia en cualquier momento del día, pero es posible que no sepas que los puedes preparar en una olla de cocción lenta. Experimenta combinando avena con agua o algún jugo 100% de fruta y un poco de canela. Cocínala a fuego lento durante 6 o 7 horas. Antes de servirla, decórala con las frutas favoritas de tu hijo, algunas nueces y un poco de jarabe de maple. O, mezcla salchichas bajas en grasa con croquetas congeladas de patata, un poco de agua, queso bajo en grasa y algunos de los vegetales favoritos de tu familia, como los pimientos o las setas. Cocina los ingredientes a fuego lento durante 8 o 9 horas. Sirve con fruta fresca para aumentar el valor nutricional.

Más galerías de fotos



Escrito por eliza martinez | Traducido por xochitl gutierrez cervantes