¿Qué ocurre si tu sujetador es demasiado apretado y crea una línea que baja por el hombro?

Puedes haber experimentado marcas rojas e irritaciones de la piel por los tirantes del sujetador al final de un largo día y el alivio que proporciona quitarte el sujetador incómodo por la noche. Aunque el enrojecimiento, las hendiduras y las molestias son problemas comunes, puedes evitarlos. Las hendiduras profundas y el enrojecimiento es un signo de un sostén mal ajustado. Si los tirantes están soportando el peso de tus senos, es una señal de que el sujetador no se ajusta a tu cuerpo y no está haciendo su trabajo.

Tu salud y bienestar

Aunque puedes pensar en tu sostén como ropa interior funcional o una pieza de lencería, es una parte importante de tu estado general de salud y bienestar, especialmente si tienes mucho pecho. Los sujetadores que no se ajustan bien, como los que provocan marcas profundas en los hombros, pueden afectar a tu postura, causar dolor de espalda, hombros y contribuir a dolores de cabeza. Cuando tu sostén está transfiriendo el peso de tus pechos a los hombros, el cuello tiene una gran cantidad de estrés. Algunas mujeres incluso pueden experimentar entumecimiento y otros síntomas como resultado de la tensión del hombro. Un sostén bien ajustado no sólo evitará el dolor de hombros, sino que también puede mejorar tu salud en general, dándote una posición más vertical y ayudando a sentirte mejor.

Evalúa el ajuste

En la mayoría de los casos, los hombros doloridos son el resultado de un sostén que no es del tamaño adecuado. La mayor parte del trabajo de apoyo a los pechos debe realizarlo la banda de sujetador, no las correas. Debes ser capaz de colocar los tirantes del sujetador sin que tus pechos caigan con ellos. Una banda de sostén demasiado floja y copas demasiado pequeñas crearán rojeces, dolor de hombros, provocarán una mala postura e incluso pueden hacer que tus senos parezcan caídos. La banda de tu sujetador debe ser estar cómodamente colocada en las costillas y paralela al suelo. Los aros deben quedar bien ajustados debajo y alrededor de tus senos, cuando estás sentada plana contra el pecho, entre los senos. Cualquier hueco o desbordamiento es un signo de un mal ajuste, ya sea en la banda o en la copa.

Ajuste de las correas

Mientras que el enrojecimiento y el dolor de hombros suelen ser un signo de un sostén de tamaño incorrecto, estos síntomas también pueden ser el resultado de correas demasiado apretadas. Si tus senos quedan bajos en tu caja torácica, puede que tengas que aflojar los tirantes un poco para permitir más espacio entre la parte superior del hombro y la banda de tu sujetador. Ajusta las correas con el regulador deslizante, o compra nuevas correas en una tienda de telas o minorista de lencería si eso no es suficiente. Puedes fácilmente intercambiar las correas en muchos sujetadores. Para los otros, puedes añadir las nuevas correas con unas cuantas puntadas.

Conseguir ajuste

Si después de ver tu sujetador te has dado cuenta que el problema no es tan simple como una correa demasiado corta, un buen sujetador es esencial. Un ajuste profesional en una buena tienda de lencería o tienda por departamentos es ideal. Elige una tienda que lleve una muy amplia gama de tamaños para el mejor ajuste. Para un autoajuste, mide cómodamente por debajo de tu busto y libremente alrededor de tu busto completo. Agrega una pulgada si es necesario para completar u medida de bajo pecho a un número par y resta el bajo pecho al busto completo. Deja 1 pulgada por tamaño de la copa. Por ejemplo, un bajo pecho de 32 pulgadas y un busto completo de 36 pulgadas te da un tamaño inicial de una 32D. Cuando se trata de sujetadores, utiliza las pautas de ajuste que has utilizado para evaluar el sostén para determinar el ajuste. Un sostén bien ajustado debe apoyar tus pechos sin poner su peso sobre los hombros y el cuello.

Correas suaves

Si tienes mucho pecho, puedes tener molestias en los hombros incluso con un sostén que ajuste bien. Las correas más anchas o con una pequeña cantidad de relleno pueden mejorar tu nivel general de comodidad en estos casos. Los sujetadores diseñados pensando en la comodidad pueden ayudar, pero también puedes encontrar sujetadores bonitos diseñadas con amplias correas acolchadas para aliviar las molestias del hombro.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle powell-smith | Traducido por beatriz sánchez