¿Qué ocurre con el sistema cardiovascular durante el ejercicio?

Durante siglos, la forma en la que circulaba la sangre parecía más magia que ciencia, hasta 1628, cuando William Harvey describió el mecanismo por el que fluía contra la fuerza de la gravedad, en su obra "De Motu Cordis". Tu sistema cardiovascular bombea y proporciona oxígeno y nutrientes a todo el cuerpo. Es probable que no recuerdes tu sistema cardiovascular cuando funciona bien, pero no se puede ignorar si no logra cumplir con las exigencias del esfuerzo.

Función

Tu corazón, arterias, arteriolas, capilares y venas forman tu sistema cardiovascular. La bomba del sistema es el corazón, un órgano muscular que se contrae y se relaja en un ritmo controlado. Una serie de señales de encendido y apagado activados por hormonas como la epinefrina y la norepinefrina a mantener los latidos del corazón bajo control. La sangre bombeada desde el corazón lleva oxígeno y nutrientes a los músculos y órganos, y se lleva el dióxido de carbono y los productos de desecho de ellos. Tu corazón tiene un lado izquierdo y un derecho, y cada uno tiene una cámara superior e inferior. La sangre entra en las cavidades superiores y luego la cámara inferior bombea la sangre que salga. Las válvulas evitan que la sangre fluya de regreso cuando el corazón se contrae y luego se relaja.

El ejercicio aeróbico

El ejercicio aeróbico, como correr o nadar, aumenta la necesidad de los músculos de oxígeno y nutrientes. Respiras profundo y tu pulso aumenta cuando haces ejercicio aeróbico de moderado a intenso. Cuando estás fuera de forma, tu sistema cardiovascular no puede adaptarse con rapidez en respuesta a su mayor esfuerzo, y se cansa fácilmente. Con ejercicio regular, sin embargo, el sistema cardiovascular evoluciona y se adapta.

Respuesta

Durante el ejercicio de moderado a intenso aumenta tu ritmo cardíaco y el corazón bombea más sangre. Como resultado, la presión arterial sistólica se eleva y aumenta el volumen de sangre. La presión sistólica cuantifica la presión de la sangre contra las paredes de los vasos a medida que el corazón se contrae. En los atletas jóvenes sanos, la presión diastólica, o la presión arterial medida entre latidos cardíacos activos, en realidad cae, porque los capilares y las venas se relajan y se dilatan un poco durante el ejercicio. Los cambios a corto plazo en tu sistema cardiovascular vuelven a su estado de reposo cuando descansas. Los beneficios a largo plazo del ejercicio incluyen menor frecuencia cardíaca y presión arterial en reposo, mejor circulación de las extremidades gracias a la formación de nuevos capilares y una rápida recuperación de la frecuencia cardíaca en reposo después del ejercicio vigoroso.

Problemas

Ciertas condiciones interfieren con la capacidad del sistema cardiovascular para adaptarse a las demandas del ejercicio. Presión arterial sin control de manera crónica daña los vasos y conduce a arterias llenas de placas. Los vasos sanguíneos tapados limitan el flujo de sangre disponible y como resultado los músculos no reciben el suministro adecuado de sangre y dan calambres como resultado. Los problemas graves se producen cuando las arterias coronarias se estrechan y experimentas dolor por el esfuerzo. Dile a tu médico si experimentas dolor o presión en el pecho al hacer ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por barrett barlowe | Traducido por mario francia