¿Cómo ocurre la diabetes?

La diabetes es una enfermedad metabólica en la que el cuerpo no regula adecuadamente la glucosa, o azúcar, en la sangre. Cuando comes carbohidratos, tu cuerpo los descompone en azúcares, como la glucosa. La glucosa se ​​transporta por el torrente sanguíneo a las células, donde se utiliza para la energía. La hormona insulina, segregada por el páncreas, es responsable de mover la glucosa desde la sangre a las células. Las personas con diabetes o bien no producen insulina o el cuerpo no responde correctamente a ella, lo que resulta en glucosa sanguínea elevada crónicamente.

Diabetes tipo 1

La diabetes tipo 1 se desarrolla como resultado de un ataque autoinmune en el páncreas que hace que deje de producir la hormona insulina. Sin insulina, la glucosa en sangre no es regulada y la diabetes tipo 1 se desarrolla. Se desconoce la causa exacta, pero la enfermedad tiende a ser hereditaria. Entre las personas con una predisposición genética a la diabetes tipo 1, un factor ambiental desencadenante parece estimular el sistema inmunológico para que ataque al páncreas. Ciertas infecciones virales en el primer año de vida se asocian con un mayor riesgo de diabetes tipo 1.

Diabetes tipo 2

Según los Centers for Disease Control and Prevention, la diabetes tipo 2 representa el 90 a 95 por ciento de todos los casos de diabetes. La diabetes tipo 2 generalmente comienza con la resistencia a la insulina, una condición en la que el páncreas produce insulina pero las células del cuerpo no responden a ella correctamente. A medida que la enfermedad progresa, el páncreas puede llegar a perder su capacidad de producir insulina. La diabetes tipo 2 también incluye un componente genético fuerte combinado con otros factores de riesgo, como la obesidad y el sedentarismo.

Diabetes gestacional

La diabetes gestacional es una forma de intolerancia a la glucosa que se desarrolla durante el embarazo. De acuerdo con el CDC, hasta el 18 por ciento de los embarazos pueden verse afectados. Aunque se desconoce la causa, ocurre con más frecuencia en mujeres obesas y mujeres con una historia familiar de diabetes. Las mujeres que desarrollan diabetes gestacional tienen un mayor riesgo de padecer diabetes tipo 2 después de su embarazo.

Prevención

Los resultados del Diabetes Prevention Program, un estudio realizado por el National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, demostraron que se puede retrasar o incluso evitar la diabetes tipo 2 a través de cambios de estilo de vida, incluyendo aumento de la actividad física y una dieta baja en grasas y calorías. Incluso una modesta pérdida de peso, de 5 a 7 por ciento del peso corporal total, junto con aumento de actividad física redujo drásticamente el riesgo de los participantes en el estudio a desarrollar la diabetes tipo 2. La American Diabetes Association recomienda perder peso si tienes sobrepeso, aumentar la actividad física y una dieta saludable centrada en verduras, frutas y carnes magras.

Más galerías de fotos



Escrito por patricia culpepper | Traducido por mariana perez