8 alimentos que debes evitar

Algunos alimentos no son tan saludables como parecen

Ensalada: ¿una opción de comida saludable? Quizás no.

Ocultos tras una fachada de adjetivos como "orgánico", "libre de grasas" y "natural", hay una gran cantidad de alimentos que pueden acabar con una dieta y llenarte de calorías.

Algunas de las reglas para una dieta saludable son bastante obvias: mantenerse lejos de la comida rápida, decir "no" a los alimentos fritos, y mantener las papas fritas y galletas al mínimo. Por desgracia, comer con inteligencia implica algo más que sólo evitar alimentos que son notoriamente poco saludables. Ocultos tras una fachada de adjetivos como "orgánico", "libre de grasas" y "natural", hay una gran cantidad de alimentos que pueden acabar con una dieta y llenarte de calorías. Así que aquí tienes una advertencia para cualquier comedor saludable y con buenas intenciones: sólo porque suene nutritivo, no significa que un alimento sea bueno para ti.

1. Ensalada

El principal inconveniente de una ensalada es arruinar una comida llena de vegetales con cientos de calorías como aderezo. "Revisa la etiqueta", aconsejaba Keri Gans, nutricionista registrada y autora de "The Small Change Diet". Con frecuencia, el aderezo de una ensalada en un restaurante tiene más calorías que una barra de caramelo. "Pide el aderezo a un lado de la ensalada", decía Gans. "No debes poner más de 60 calorías de aderezo en ella".

2. Batidos de frutas

La fruta licuada con yogurt helado puede parecer un infalible snack saludable. Sin embargo, Tara Miller, nutricionista registrada y fundadora de Achieve Balance Wellness and Nutrition Counseling, advierte contra el exceso de algo bueno. "La gente cree que por ser fruta, es saludable", afirmó Miller. Así, la mayoría de los batidos (especialmente los que venden en tiendas especiales) son de 16 a 32 oz y contienen demasiada cantidad de carbohidratos. Trata de mantener un consumo moderado e intenta agregar vegetales a tus batidos siempre que sea posible.

3. Leche de soja

Tanto la leche de soja como la de almendra son excelentes opciones para las personas que sufren de intolerancia a la lactosa. No obstante, muchos eligen las variedades endulzadas o con sabor a vainilla de estas bebidas, ignorando el exceso de azúcar que contienen y prestando atención sólo a las connotaciones saludables de la palabra "soja" o "almendra". Si las versiones endulzadas son lo único que puedes tolerar, sin embargo, Miller recomienda evitar el azúcar añadida, mezclando una cucharadita de saborizante de vainilla en la variedad de leche sin dulce.

4. Granola

La granola es un alimento que la mayoría de personas consideran una opción muy saludable para el desayuno. Sin embargo, la granola también puede tener altos contenidos de azúcar y poca fibra, afirma Gans. "Cuando elijas un alimento de granola, debes leer la etiqueta cuidadosamente", afirma. "No toda la granola se crea de igual forma". Asegúrate de que el cereal o granola que escojas del mostrador tenga un mínimo de cuatro o cinco gramos de fibra.

5. Panecillos

Vas a toda prisa de camino al trabajo y te abalanzas sobre la cafetería más cercana para comprar un desayuno rápido. En aras de la salud, tus ojos se ven atraídos a esos panecillos de salvado al lado de las rosquillas en el mostrador. Pero no dejes que la palabra "salvado" o "yogurt" te engañen cuando se trata de panecillos, advierte Miller. "Ubica estos productos más bien dentro de la categoría de rosquillas", afirma. Los panecillos de salvado a menudo contienen grasas extra, necesarias para darles consistencia. Además, las versiones libres de grasas usualmente contienen azúcar adicional para compensar la disminución en sabor y sensación en la boca.

6. Sushi

Este alimento podría sorprender, ya que el atún, el salmón y otros pescados comúnmente utilizados para preparar sushi son realmente magros. Sin embargo, cuando consideras el queso crema de tu rollo Philadelphia o la mayonesa en la mayoría de rollos de atún condimentados, la cuenta de calorías se dispara. El tamaño de la porción también importa, afirma Gans. Mantente en tres rollos de sushi o menos, y elige arroz integral cuando sea posible.

7. Hamburguesas de pavo

Cuando aparece un antojo por hamburguesas, la persona preocupada por las calorías frecuentemente recurre a una hamburguesa de pavo como la segunda mejor opción. Pero debes tener cuidado, advierte Gans. "Si tienes una hamburguesa de pavo hecha con carne oscura y piel, puede tener más calorías que una hamburguesa de solomillo", afirma. Si estás en un restaurante, pregunta si la hamburguesa tiene carne oscura y piel de pavo en el fondo. En el supermercado, esto es un poco más sencillo: revisa la etiqueta y escoge una carne magra con menos de 10 g de grasa por porción, aconseja Gans.

8. Comidas congeladas

Hay toda una sección de opciones congeladas para comer; rápidas y fáciles de preparar y con baja cantidad de calorías. No obstante, muchos de estos alimentos también están empacados con sodio, señala Angela Ginn, nutricionista registrada y propietaria del servicio de consejería nutricional Learn-2-Live. "Los alimentos congelados y preparados a menudo pueden contener la cantidad de sodio indicada para todo un día", afirma, que es de aproximadamente 2.300 mg diarios.

Foto: Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por leigh remizowski
Traducido por pau epel