¿Qué ocasiona los problemas de comportamiento de los niños?

Si tu niño está frecuentemente fuera de control o suele tener comportamientos agresivos como morder, patear o hacer berrinches, puede tener un problema de comportamiento. El mal comportamiento también puede incluir confrontaciones verbales, como usar malas palabras o contestar. Este tipo de problemas pueden tratarse usando técnicas de disciplina parentales o con la ayuda de un profesional. El primer paso es identificar la causa del problema.

Genética

El comportamiento de un niño es producto de su temperamento. Es más probable que un niño con un temperamento fuerte tenga problemas de comportamiento que un niño con un temperamento apacible. El temperamento es controlado por la genética, según "North Carolina State University Cooperative Extension". Los investigadores describen tres tipos de temperamento: relajado, sensible y enérgico. Este grupo indica que el 15 por ciento de los niños nacen enérgicos. Estos niños suelen tener problemas de comportamiento y dichos problemas también pueden ser el resultado de factores biológicos tales como discapacidades visuales, problemas del habla y discapacidades motrices, según lo explica National Association for the Education of Young Children (NAEYC).

Estrés financiero

Un reporte de National Association of Social Workers sugiere que los niños de familias pobres suelen tener problemas de comportamiento. Estos niños tienden a ser hiperactivos y agresivos. Sus comportamientos fuera de control pueden generar un mal desempeño escolar y delincuencia. Uno de los motivos de esta conexión son los sentimientos negativos y la falta de atención de sus padres, que sufren de estrés económico. Cuanto más persista la pobreza, más problemático será el comportamiento.

Causas ambientales

Cuando los niños están en un ambiente poco apropiado, son más propensos a portarse mal. El NAEYC menciona una institución de cuidado infantil abarrotada o una casa con insuficientes juguetes o actividades como ejemplos de ambientes poco apropiados para los niños. La falta de juguetes o de atención pueden generar celos y, consecuentemente, hostilidad entre los niños. El grupo sugiere que te pongas en la posición de tu niño para determinar cuántos juguetes o actividades son necesarios.

Pedido de ayuda

A veces los niños usan el mal comportamiento como un modo de pedir ayuda. Por ejemplo, si el niño más pequeño de una familia se siente impotente ante sus hermanos mayores, podría portarse mal. Puede sentir que morder, por ejemplo, es una forma de llamar la atención de sus padres cuando sus hermanos son dominantes. Children, Youth, and Women’s Health Service sugiere que los padres le ofrezcan más protección al niño más pequeño para evitar los malos comportamientos. Otra técnica para aplicar en esta situación es pedirle a los niños mayores que sean más amables y considerados con el más pequeño.

Más galerías de fotos



Escrito por amy kaminsky | Traducido por azul benito