Cómo obtener los mejores resultados con un peine caliente

La invención de la plancha alisadora hizo que muchas mujeres desecharan los peines calientes de sus madres para cambiarlos por una tecnología aparentemente más segura. Sin embargo, si aún deseas lograr el aspecto lacio y elegante en tu cabello, sacar el peine caliente puede ser la respuesta. Los peines que se calientan sobre la hornilla aún están disponibles si bien el estilo moderno, que se enchufa y cuenta con varios ajustes de calor es más seguro.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Champú humectante
  • Acondicionador humectante
  • Cepillo para el cabello
  • Secador (opcional)
  • Aceite de planchado
  • Protector para el calor
  • Peine de dientes anchos
  • Pinzas para el pelo de plástico o de metal.

Instrucciones

  1. Lava y acondiciona tu cabello con productos humectantes. Si tienes tiempo, espera a que se seque al aire, lo que ayuda a evitar aún más el daño potencial por el calor. De otro modo, secarlo con el secador es aceptable. En ese caso, aplica primero con los dedos una capa de protector contra el calor a lo largo de la cabellera. Sin importar la opción elegida, presta atención a que el cabello esté completamente seco y sin nudos antes de tomar el peine caliente.

  2. Conecta el peine caliente y ponlo primero en el ajuste más bajo. Mientras se calienta, aplica en el cabello una capa ligera de aceite de planchado o de protector para el calor con un peine de dientes anchos o con los dedos. El aceite hará que el peine caliente se deslice más fácil en el cabello y también lo protege del daño. Evita usar un protector o un aceite de planchado que contenga alcohol o aceite mineral.

  3. Divide el cabello en secciones de 1 a 2 pulgadas (2,5 a 5 cm). Asegura cada sección con una pinza de metal o de plástico. Comenzando en la nuca, quita una pinza y aplica lentamente el peine caliente sobre el cabello, desde las raíces hasta las puntas. Nunca permitas que el peine permanezca en una sección más de tres segundos. Si no está lo suficientemente caliente para alisar el cabello, cambia por el siguiente ajuste de calor y prueba nuevamente. Continúa aumentando el calor hasta que estés conforme con los resultados.

  4. Continúa pasando el peine en cada sección, desde las partes inferiores del cabello hasta la corona. Cuando hayas completado la última sección espera a que el peine caliente se enfríe antes de guardarlo.

Consejos y advertencias

  • Para evitar el daño excesivo, nunca uses un peine caliente más de una vez por semana.

Más galerías de fotos



Escrito por jaimie zinski | Traducido por alejandra prego