Cómo obtener manos y pies suaves y lisos

La piel está expuesta a los vaivenes diarios, desde el sol y el viento a productos químicos y los jabones de secado. Las manos y los pies son particularmente propensos a padecer sequedad y grietas, sobre todo en los meses de invierno cuando la piel puede llegar a estresarse y endurecerse por el aire seco y frío. Alisa y suaviza estas partes del cuerpo con una rutina semanal que utiliza ingredientes naturales y saludables que puedes encontrar en tu farmacia local y alrededor de la casa.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Lavanda o aceite esencial de rosa, opcional
  • Azúcar
  • 1 limón entero
  • Piedra pómez
  • Bolas de algodón
  • Aceite de coco, de almendra o de oliva
  • Medias de felpa
  • Guantes de algodón

Instrucciones

  1. Remoja tus pies y manos en agua tibia. Puedes tomar un baño o llenar un pequeño recipiente con agua tibia calmante. Evita el agua caliente, ya que puede secar la piel. Añade unas gotas de lavanda o aceite esencial de rosa en el agua para crear una experiencia sensorial relajante. Remoja tus manos y pies durante unos 10 minutos.

  2. Seca tus manos y pies con una toalla suave y limpia.

  3. Corta un limón por la mitad y coloca una mitad en una pequeña cantidad de azúcar regular. Utiliza el medio limón con azúcar para limpiar las áreas ásperas en las manos y los pies. Repasa los dedos de las manos y los pies también con movimientos circulares suaves. Si tienes áreas particularmente difíciles en los pies o las manos, utiliza una piedra pómez o una lima para pies a fin de suavizar estas áreas.

  4. Enjuaga las manos y los pies con agua tibia y seca con una toalla.

  5. Vierte una pequeña cantidad de aceite natural, como coco, almendra o aceite de oliva, en una pequeña bola de algodón.

  6. Aplica el aceite en tus pies, asegurándote de pasar la bola de algodón alrededor y entre los dedos. Vuelve a aplicar aceite a la bola de algodón según sea necesario hasta que tu piel quede cubierta ligeramente.

  7. Colócate un par de medias limpias de algodón o de felpa para mantener tus pies limpios mientras el aceite hace su trabajo.

  8. Repite el proceso aplicando aceite en las manos y colócate un par de guantes de algodón limpios.

  9. Déjate las medias y los guantes puestos por lo menos dos horas y, de ser posible, alrededor de ocho horas. Dedica tiempo para este proceso alrededor de la hora de acostarte para que los aceites puedan absorberse en tu piel mientras duermes.

  10. Repite el proceso de exfoliación una vez a la semana. Puedes aplicar el aceite natural a tu piel tan a menudo como todos los días.

Consejos y advertencias

  • Sé consciente de cualquier alergia o sensibilidad de la piel que puedas tener antes de aplicar la loción o el aceite.
  • Compra una loción humectante profunda para el uso diario entre los tratamientos de aceite a fin de mantener tu piel feliz durante todo el día. Vuelve a aplicar después de lavarte las manos o lavar los platos.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah vrba | Traducido por carlos alberto feruglio