Obstáculos para el desarrollo infantil

El desarrollo saludable con respecto a lo físico, lo emocional, lo cognitivo, las habilidades motoras y lo social dependen de la combinación adecuada de factores esenciales desde los primeros años de vida. Si bien estos factores afectan a la salud de una persona en cualquier etapa de la vida, sus efectos en los niños son los más dramáticos, según la publicación de la Fundación Robert Wood Johnson “Exploring the Social Determinants of Health, Early Childhood Experiences and Health”.

Barreras ambientales

Cuando el hogar y el entorno de un niño no promueven el bienestar, puede experimentar problemas de salud y retrasos en el desarrollo. Debido a que el sistema inmunológico no está completamente desarrollado, la exposición a sustancias como el amianto, el moho, el humo de segunda mano, la pintura a base de plomo, pesticidas y alérgenos pueden provocar o agravar los problemas de salud crónicos y retrasos cognitivos o causar problemas de salud graves. De acuerdo con el artículo de la página web Best Start “Factors Affecting Child Development” (Los factores que afectan el desarrollo del niño) "las barreras ambientales adicionales que pueden afectar el desarrollo del niño son la contaminación, que no tenga suficiente espacio para el juego significativo y la exploración, los barrios inseguros, la ropa inadecuada, no tener acceso a alimentos saludables y mala calidad de cuidado. Esos factores afectan negativamente la forma en que un niño juega, aprende e interactúa con los demás.

Barreras interpersonales

Las relaciones son importantes desde las primeras semanas de vida, ya que establecen lazos y confianza. El informe de la Organización Mundial de la Salud en línea titulado “Early Child Development: A Powerful Equalizer” (Desarrollo de la primera infancia: un potente ecualizador) explica que las condiciones sociales e interpersonales que rodean a un niño tienen un efecto inmediato y duradero en su lenguaje, desarrollo social y emocional. Un niño aprende a interactuar con los demás viendo a aquellos en quienes confía. Cuando un padre es desinteresado, inconsistente, no rodea al niño con sus pares y deja de lado las necesidades de un niño, un niño podría no saber expresar las emociones de una manera saludable, obedecer las reglas sociales, reconocer las señales sociales ni desarrollar la empatía.

Barreras socioeconómicas

Los niños que provienen de familias de bajos ingresos se encuentran en una "situación de desventaja en el desarrollo", según la Fundación Robert Wood Johnson. La investigación de la fundación encontró que aquellos niños de hogares de menores ingresos no son tan propensos a tener acceso a una buena atención de salud, servicios de educación, vivienda de calidad, seguridad adecuada y recursos alimenticios. Por otra parte, los barrios con residentes de bajos ingresos tienen menos probabilidades de tener un ambiente seguro para las interacciones sociales y los recursos de los servicios sociales y comunitarios necesarios, incluyendo clases para padres o servicios de salud mental para las madres después del parto. Estos recursos pueden ayudar a prevenir retrasos en el desarrollo.

Barreras biológicas

La salud y el desarrollo de un niño depende en primer lugar de la salud de su madre, los hábitos alimenticios y estilo de vida, mientras ella está embarazada. Si la madre no mantiene un peso saludable, lleva una dieta inadecuada, no toma vitaminas prenatales recetadas y consume drogas, alcohol o tabaco durante el embarazo puede provocar que el feto desarrolle una enfermedad crónica y tenga un bajo peso al nacer. Sin embargo, en algunas circunstancias, a pesar de los mejores esfuerzos de una madre para estar saludable durante su embarazo, un niño puede nacer con una enfermedad congénita o un defecto de nacimiento que afecte a su desarrollo. Durante la infancia y la niñez, la mala alimentación y la falta de actividad física pueden generar retrasos de crecimiento, deterioro cognitivo, problemas de conducta, problemas de aprendizaje y un sistema inmune débil.

Más galerías de fotos



Escrito por flora richards-gustafson | Traducido por carlos alberto feruglio