Objetivos de la higiene personal

La higiene personal es el proceso de mantener la limpieza. Los estándares individuales para la higiene personal varían de persona a persona dependiendo de factores como la cultura, las preferencias personales y los hábitos aprendidos. Establecer objetivos específicos para la higiene personal es una forma útil de asegurarse de que los objetivos se cumplan. Entender las consecuencias de una mala higiene puede servir como motivación para planificar y lograr los objetivos de higiene personal.

Higiene bucal

La higiene bucal implica mantener los dientes, las encías y la cavidad oral libres de bacterias perjudiciales. Según la American Dental Association, el cepillado, el hilo dental y el uso de enjuagues bucales antimicrobianos son importantes para mantener una buena higiene bucal. La técnica de cepillado adecuada es vital para tener dientes y encías saludables. Cepíllate dos veces al día, recordando cepillar la lengua y la parte interior de los dientes. Limita el consumo de bocadillos dulces como caramelos y soda, ya que pueden causar caries. Para una óptima efectividad, los cepillos de dientes deben ser cambiados cada tres o cuatro semanas.

Lavado de manos

El lavado de manos es esencial para prevenir infecciones de todo tipo. Las enfermedades transmitidas por alimentos, las infecciones contagiosas como la gripe y muchos otros patógenos pueden entrar al cuerpo por las manos sin lavar. Según la Clínica mayo, las manos se deben lavar durante 20 segundos con agua y jabón para matar de forma efectiva los microbios perjudiciales . Siempre lava tus manos antes de comer y después de manipular basura, mascotas o carne cruda. Aunque los jabones antibacterianos son convenientes, la fricción creada por el agua y el jabón es el método más efectivo para matar los gérmenes.

Control del olor

El cuerpo humano produce muchos olores, algunos de los cuales pueden ser desagradables. El sudor, las bacterias bucales, la ropa sucia y el cabello y la piel grasos son fuentes comunes de olores. Lavar las axilas y aplicar desodorante con antitranspirante ayuda a reducir el olor corporal causado por la transpiración. Los pies son otra fuente importante de olores que deben lavarse diariamente. Para los pies particularmente olorosos, las plantillas absorbentes pueden reducir el olor causado por el sudor. El cepillado de dientes diario y el uso del hilo dental son necesarios para controlar el mal aliento. Limitar el consumo de alimentos con olores fuerte como cebollas y ajo, así como productos con tabaco, también ayudan. Lavar la ropa regularmente con agua y detergente es necesario para eliminar la suciedad y el olor; la ropa vieja, raída o manchada debe desecharse.

Cuidado del cabello y la piel

El objetivo del cuidado del cabello es mantenerlo limpio y bien arreglado. Escoger un champú formulado para tu tipo de cabello particular puede producir los mejores resultados. El lavado es importante para eliminar la suciedad y la acumulación, y se debe hacer tres o más veces por semana par obtener mejores resultados. El cuidado de la piel es vital para tener un aspecto juvenil y atractivo. El lavado diario de la cara y el cuerpo con jabón suave y agua es la mejor manera de eliminar el aceite y la suciedad que causan los brotes de acné. La exfoliación regular con un cepillo o lociones exfoliantes ayuda a eliminar las células muertas que se acumulan y obstruyen los poros.

Más galerías de fotos



Escrito por tracii hanes | Traducido por maria eugenia gonzalez