Objetivos apropiados para niños con problemas de conducta

Es responsabilidad del equipo de tratamiento de estudiantes con educación especial desarrollar metas académicas y de comportamiento adecuadas para el Plan de Educación Individualizada del estudiante (Individualized Education Plan o IEP). Dentro del IEP existe el Plan de Intervención de Conducta (Behavior Intervention Plan o BIP), el cual se ocupa de cuestiones específicas de comportamiento. Las metas son altamente personalizados para satisfacer las necesidades del estudiante. Los miembros del equipo deben identificar claramente los problemas de comportamiento, junto con comportamientos de reemplazo positivos con el fin de crear un objetivo conductual efectivo, de acuerdo con el Colorado Department of Education.

Interacciones inapropiadas entre compañeros

Muchos estudiantes inscritos en el BIP presentan interacciones deficientes con sus compañeros. Pueden involucrarse en insultos, agresión física y otros comportamientos antisociales. Establece una meta medible que se refiera específicamente el problema y da al estudiante una alternativa. Por ejemplo, "Susan agredirá una vez menos durante un período de observación de 90 minutos", y da una alternativa a la conducta, así como un refuerzo positivo, como "Susan dirá "gracias" cuando un compañero le ayude con una tarea y recibirá una pegatina sonriente en su hoja de puntos". Los planes BIP deben centrarse en recompensas en lugar de consecuencias.

Interrupciones en clase

Cuando los estudiantes conductualmente alterados crean disturbios en la clase, interrumpen el aprendizaje de todos. Los objetivos para este comportamiento, al igual que todos los objetivos del BIP, deben ser claros y medibles. Por ejemplo, "José participará desde su escritorio, interrumpiendo no más de una vez durante una clase". Proporciona una alternativa de comportamiento con una habilidad que el estudiante ya tenga, sugiere la Maine Parent Federation. "Joseph usará una pelota para liberar la tensión cuando se sienta frustrado durante la clase". Da el refuerzo positivo: "Joseph acumulará cinco minutos de tiempo para participar en una actividad de libre elección por cada hora de clase en que elija utilizar la pelota para la tensión".

Comportamientos distractores

Algunos comportamientos no son perjudiciales o dañinos para los demás. Sin embargo, pueden evitar que el alumno con problemas de conducta aprenda eficazmente. Los comportamiento distractores son un ejemplo de esto, como cuando un estudiante que se queda mirando al vacío o se pone a dibujar en un examen, se convierte en un estudiante que no participa en el aprendizaje. Un ejemplo de un objetivo para el comportamiento distractor es "Devon afilará su lápiz no más de una vez durante una clase". Una alternativa positiva para este comportamiento es: "Devon utilizará el lápiz extra en su escritorio cuando se le rompa un lápiz". Un refuerzo positivo para este comportamiento sería permitir a Devon llevar recados para el maestro cuando alcance el comportamiento objetivo, ya que el comportamiento distractor en particular esté motivado probablemente por la necesidad de desplazar físicamente su cuerpo.

Transiciones

Muchos de los problemas de comportamiento se hacen presentes durante las transiciones. Un estudiante puede necesitar un objetivo BIP para ayudarle a hacer la transición de la clase al almuerzo, de una actividad de un aula a otra, o para una transición exitosa entre las clases. Un ejemplo de una meta medible de transición es "José entrará al salón de clases a tiempo nueve de cada 10 veces". Una alternativa positiva en lugar de llegar tarde podría ser llegar a la clase acompañado de un mentor. Los profesores pueden reforzar positivamente este comportamiento dando a José retroalimentación positiva verbal cuando llegue a tiempo a clase.

Más galerías de fotos



Escrito por elise wile | Traducido por tere colín