Objetivo de la respiración profunda y de los ejercicios de tos

La respiración profunda y los ejercicios de tos pueden disminuir el riesgo de tener complicaciones pulmonares después de la cirugía. No sólo pueden prevenir neumonía, la respiración profunda ayuda a obtener más oxígeno a las células del cuerpo. Estos ejercicios también pueden ser beneficiosos para las personas que son susceptibles a tener problemas pulmonares o respiratorios. Toser y respirar profundamente trabajan para despejar la mucosidad y permitir que el aire húmedo entre en las vías respiratorias.

Ejercicios posoperatorios

A las personas se les anima a realizar ejercicios de respiración profunda y tos después de una cirugía con el fin de ayudar a prevenir la neumonía y otras complicaciones postoperatorias. La tos trae la flema, que puede ayudarte a respirar mejor. Los resultados de un estudio divulgado en la edición de noviembre de 2005 de “Chest” halló que realizar ejercicios de respiración profunda después de la cirugía de derivación coronaria mejora la función pulmonar.

Ejercicio de tos

Si estás acostado en la cama y necesitas toser, podría ser más cómodo doblar las rodillas hacia arriba. Inclínate hacia adelante cuando tosas, si estás sentado en una silla. Coloca una almohada sobre la incisión quirúrgica y aplica presión al área al toser. Esto puede ayudarte a aliviar la incomodidad que sientes. Es más cómodo sentarte erguido si puedes cuando hagas ejercicios de tos.

Ejercicios de respiración

Puedes realizar ejercicios de respiración relajando tus hombros y la parte superior del pecho. Respira hondo por la nariz. Aguanta la respiración durante tres segundos. Exhala lentamente por la boca. Repítelo tres veces. Tomar demasiadas respiraciones puede hacer que sientas vértigo o mareos. Realiza ejercicios de respiración cada hora. Otro ejercicio de respiración profunda es sentarte o pararte con los brazos a tu lado. Toma una respiración lenta y profunda por la nariz. Levanta los brazos sobre tu cabeza al mismo tiempo. Exhala por la boca cuando bajes los brazos a los lados del cuerpo.

Espirómetro

A veces, es necesario utilizar un espirómetro después de la cirugía para ayudar a mantener los pulmones claros. Siéntate y sujeta el espirómetro en posición vertical. Coloca la boquilla en la boca, sellando tus labios alrededor de ella. Respira tan lenta y profundamente como puedas. Trata de elevar el pistón hacia la parte superior de la columna. Aguanta la respiración mientras sea posible antes de exhalar. El médico o la enfermera te indicará cuántas repeticiones y series debes hacer. Tose entre las respiraciones para mantener tus pulmones claros.

COPD

La tos ayuda a eliminar la mucosidad. Toma una respiración profunda y espera dos o tres segundos antes de empujar el aire con los músculos del estómago. Una tos profunda en lugar de una seca funciona mejor para drenar la mucosidad de los pulmones. Una tos jadeante requiere respirar un poco más de lo normal. Utiliza los músculos del estómago para hacer un sonido ja, ja, ja suena como cuando exhalas rápidamente tres veces. Tose profundamente cuando respires a través de la membrana.

Respiración relajante

Los ejercicios de respiración profunda y de tos a menudo se recomiendan para personas que sufren enfermedades crónicas, problemas respiratorios o dolor crónico. No debes usar estos ejercicios sin hablar primero con tu médico. Si lo aprueba, hay algunas técnicas de respiración fácil que pueden ayudarte a relajarte. Respira durante cuatro segundos y luego exhala a la cuenta de ocho segundos. Trabajo gradualmente hasta la respiración durante un conteo de 10 segundos y a la cuenta de 20 segundos. Otra técnica de respiración para la relajación requiere tomar respiraciones cortas, profundas y rápidas. Expulsa el aire por la nariz desde el diafragma. Relájate y deja que tus pulmones se llenen con aire.

Más galerías de fotos



Escrito por amber keefer | Traducido por maria gloria garcia menendez