¿Cómo puede la obesidad de niño afectar el peso en la edad adulta?

La obesidad en la niñez es un problema grave de salud pública en los Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). El CDC señala que de los niños de 2 a 19 años, aproximadamente el 17% son obesos. Entre los adultos, un porcentaje aún mayor, 35,7% son obesos. El New York University Child Center (Centro Infantil de la Universidad de Nueva York) informa que los costos sociales de la obesidad se estiman en casi US$100 mil millones cada año y que el 30% de la obesidad del adulto comienza en la infancia.

Índice de masa corporal


Dado que los niños tienen diferentes alturas y pesos durante la infancia, el IMC se traza en una tabla de crecimiento para determinar cuando el niño cae en relación con niños de la misma edad.

El índice de masa corporal, o IMC, es la medida más utilizada para determinar la obesidad, según los CDC. El IMC se calcula dividiendo el peso corporal entre el cuadrado de la altura de una persona en pulgadas y multiplicando por 703. Dado que los niños tienen diferentes alturas y pesos durante la infancia, el IMC se traza en una tabla de crecimiento para determinar cuando el niño cae en relación con niños de la misma edad. Un IMC igual o superior al percentil 95 se considera obesidad. En general, un peso más de un 10% superior a lo normal se considera obesidad de los niños, según la Academia Estadounidense de Psicología del Niño y del Adolescente o AACAP (siglas en inglés).

Factores de riesgo


La obesidad en los padres aumenta el riesgo de obesidad en los niños.

Un número de factores causan la obesidad infantil. La obesidad en los padres aumenta el riesgo de obesidad en los niños, según el Centro de Estudios Infantiles de la Universidad de Nueva York. Tener uno de los padres obesos aumenta el riesgo en un 50% y si tiene dos padres obesos aumenta el riesgo en un 80%. Además de la genética, los malos hábitos alimenticios, comer en exceso, la falta de ejercicio y los patrones de alimentación de la familia, los cuales un niño generalmente aprende de los padres, aumentan el riesgo de aumento de peso y obesidad.

La obesidad durante toda la vida


Los niños que son obesos entre 10 y 13 años son 80% más propensos a ser obesos en la edad adulta.

La AACAP dice que la obesidad generalmente comienza entre las edades de 5 y 6, o durante la adolescencia, y que los niños que son obesos entre 10 y 13 años son 80% más propensos a ser obesos en la edad adulta. Hay buena evidencia de que los niños obesos tienen más probabilidades de convertirse en adultos obesos, según un artículo publicado en abril de 2008 en la revista "Time". El artículo dice que el riesgo es mayor para los adolescentes que son obesos que si un niño es obeso, pero no se queda obeso en la adolescencia; en los niños estudiados para el artículo, alrededor de dos tercios de los niños con un IMC en el percentil 95 o superior eran obesos en la edad adulta, con un IMC de 35 o superior. El CDC también señala que los niños que son obesos tienen más probabilidades de convertirse en adultos obesos.

Prevención y tratamiento


La AACAP destaca que los padres también deben ayudar a mejorar la autoestima de un niño obeso en lugar de centrar toda su atención en el problema del peso del niño.

Los padres que se preocupan por el peso del niño deben consultar a un pediatra o médico de familia. Aunque los trastornos físicos que causan la obesidad no son comunes, el médico debe descartar esa posibilidad. Para la pérdida de peso duradera, el niño debe consumir menos calorías y hacer más ejercicio. Sin embargo, la restricción de calorías estricta no es buena para un niño en crecimiento, y una nutrición adecuada es fundamental para el desarrollo en general. A menudo, la mejor manera de ayudar a un niño con sobrepeso es que toda la familia cambie sus hábitos alimenticios y sean más activos. La AACAP destaca que los padres también deben ayudar a mejorar la autoestima de un niño obeso en lugar de centrar toda su atención en el problema del peso del niño.

Más galerías de fotos



Escrito por beth greenwood | Traducido por gii urii