La obesidad adolescente en Canadá

El estilo de vida del adolescente promedio, cargado de comida rápida y videojuegos es el mayor culpable de las altas tasas de obesidad entre los adolescentes en Estados Unidos. Esto no es del todo un problema de Estados Unidos, como lo demuestran las crecientes cifras de los jóvenes canadienses. Al igual que sus contrapartes en Estados Unidos, los adolescentes canadienses que tienen sobrepeso se encuentran en mayor riesgo de presión arterial alta, diabetes y disminución del bienestar social.

Una cuestión de peso

De acuerdo con la Encuesta de Medidas de Salud de Canadá entre 2009 y 2011, el 30% de los adolescentes tienen sobrepeso u obesidad, medidos por el índice de masa corporal (IMC). Este número se ha más que duplicado desde 1978, cuando el sobrepeso y la obesidad infantil eran del 15%. Debido a que la mayoría de los adolescentes obesos se mantienen obesos en la edad adulta, la Childhood Obesity Foundation estima que habrá un 70% de adultos con sobrepeso u obesidad en 2040, con las tasas más altas entre los residentes de Alberta, Saskatchewan, Ontario, Nueva Brunswick y Nueva Escocia.

Iniciativas del Gobierno

El Gobierno canadiense ha tomado numerosas medidas para aumentar la actividad física y la elección de alimentos saludables, incluyendo un crédito fiscal para los padres que inscriben a sus hijos en programas elegibles de actividad física. Las iniciativas Dial a Dietitian y Physical Activity Line conectan a los consumidores con los recursos para una vida sana. Además de la nutrición y las recomendaciones de actividad física en las escuelas, el Ministerio de Salud y Ministerio de Educación proporcionan planes de aprendizaje de alimentación saludable y actividad física, que cumplan las normas educativas, desde preescolar hasta clases de décimo grado.

El diseño de la comunidad

La premisa de que el diseño de la comunidad, la conectividad y la ubicación puede favorecer o entorpecer la actividad física ha crecido en interés tanto en Estados Unidos como en Canadá. En un estudio publicado por Statistics Canadá, los investigadores examinaron si las comunidades en las zonas de expansión urbana podrían ser las culpables de la disminución de la actividad física y el aumento de la obesidad adolescente. Entre las zonas de mayor expansión urbana, los adolescentes participaron en más actividades físicas moderadas a vigorosas, como parte de la vida diaria, como caminar o andar en bicicleta como medio de transporte. Los niños que viven en los suburbios no sólo eran más delgados, sus condiciones de vida parecían alentar la actividad física. Este hallazgo contrastó con los hallazgos sobre las contrapartes adultas de estos hijos adolescentes y numerosos hallazgos procedentes de Estados Unidos, que sugieren que los residentes son menos activos físicamente como consecuencia de vivir en ciudades en expansión.

Comparaciones de transporte

La preponderancia de los estudios de Estados Unidos, en contraste con el informe emitido por Statistics Canadá, sugiere que la expansión urbana aumenta la probabilidad de la obesidad infantil. Varios factores pueden explicar esta contradicción. En Estados Unidos, los adolescentes que viven fuera de las áreas metropolitanas deben confiar en los vehículos, en lugar de caminar o andar en bicicleta, para el transporte. Esta contradicción puede explicarse por las leyes de licencia de conducir o diferentes tasas de delincuencia, que pueden disminuir la recreación al aire libre activa.

Programas escolares

Aunque las condiciones de vida pueden necesitar más investigación, la importancia de las iniciativas de salud basadas ​​en la escuela coincide estrechamente con las ofrecidas en Estados Unidos. Canadá ofrece una guía alimentaria, recursos en el etiquetado nutricional, guías de nutrición escolar y programas que fomentan las frutas, las verduras y la actividad física en la escuela. Al igual que las escuelas de Estados Unidos, se alienta a las escuelas canadienses a evitar usar la comida como recompensa, a promover la actividad física, a trabajar con los padres y promover la alimentación sana y limitar la venta de productos no saludables en las máquinas expendedoras de las escuelas.

Más galerías de fotos



Escrito por christine mcknelly | Traducido por sofia loffreda