Nutrientes para relajar los músculos contracturados

Los músculos están conectados al hueso y cuando se contraen son responsables del movimiento. Cuando el movimiento es completo, relaja el músculo. Los músculos pueden contracturarse por factores tales como exceso de trabajo, la falta de actividad física regular, la falta de elongamiento antes de la actividad física, los efectos secundarios de los medicamentos y deficiencias de nutrientes. Los nutrientes necesarios para que los músculos se relajen adecuadamente y reducir la rigidez son el potasio, el magnesio y la vitamina D. Estos nutrientes son dependientes unos de otros para una salud muscular óptima. La contractura muscular se puede reducir mediante la incorporación de más cantidad de alimentos ricos en estos nutrientes en un plan de alimentación diario.

La vitamina D


La vitamina D proviene de la luz solar ultravioleta y los alimentos.

La vitamina D es un factor clave en el equilibrio del calcio en la relajación muscular. Las fuentes de vitamina D son la luz solar ultravioleta y los alimentos. Una deficiencia de vitamina D puede ser causada por la exposición inadecuada a la luz solar, la incapacidad del cuerpo para sintetizar la vitamina D de la piel, o por una mala ingesta de alimentos ricos en vitamina D. De acuerdo con el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, la dosis diaria recomendada de vitamina D es de 600 a 800 unidades internacionales por día. El aumento de la ingesta semanal de salmón rosado, sardinas o un huevo revuelto dará a los músculos los nutrientes adecuados para estar relajados.

Magnesio


El magnesio se encuentra en las espinacas cocidas y el queso de soja.

Los músculos se relajan cuando la cantidad de calcio que contrae el músculo se equilibra con electrolitos y magnesio mineral. No sólo el magnesio es útil para reducir la contractura de los músculos esqueléticos, si no que ha sido un éxito en el tratamiento del tétanos, cuyos síntomas incluyen músculos dolorosamente contraídos. La dosis diaria recomendada de magnesio es de 240 miligramos a 420 miligramos por día. Las deficiencias de magnesio son a menudo el resultado de una dieta y un estilo de vida que incluyen el consumo excesivo de azúcares, cafeína y estrés. Los alimentos ricos en magnesio son las nueces de Brasil, las espinacas cocidas y el queso de soja (tofu).

Potasio


El potasio se puede obtener a través de la col rizada y las habas.

El potasio es un electrolito y un mineral que cumple un rol de equilibrio delicado entre la cantidad de sodio en el interior y exterior de las membranas celulares. Relaja los músculos y reduce la contractura. Una deficiencia de potasio puede ser el resultado de medicación, estrés, la falta de hidratación o la ingesta excesiva de sodio y de alimentos que contienen sodio. Aunque el plátano es el alimento más común consumido para aumentar los niveles de potasio, otros alimentos ricos en potasio incluyen la col rizada, coles de Bruselas y habas.

Consideraciones


Hable con tu médico acerca de los cambios en la dieta.

Al comer alimentos ricos en nutrientes para relajar los músculos contracturados, obtienes el beneficio de incorporar vitaminas adicionales, minerales y enzimas en los alimentos. Ese beneficio puede no estar presente si utilizas un suplemento vitamínico. En caso de rigidez muscular crónica, habla con tu proveedor de atención médica antes de hacer cambios en la dieta.

Más galerías de fotos



Escrito por r. jane jester hebert | Traducido por priscila caminer