Los nutrientes del maíz molido con piedra

El maíz tiene un rol importante en la historia de América: se ha consumido en las Américas por más de 5.000 años, de acuerdo a la Universidad de Purdue, y continúa siendo parte esencial de la dieta en nuestros días. El maíz molido con piedra (harina de maíz integral, que es molido entre dos piedras) resulta una adición bienvenida en las comidas horneadas y también funciona de base para la crema de avena salada o dulce. Bien sea que elijas maíz molido en piedra amarillo o blanco, incrementarás tu ingesta de vitaminas, minerales y fibra. Sin embargo, el maíz amarillo molido en piedra tiene una ventaja sobre su homólogo, pues posee una mayor cantidad de carotenoides benéficos.

Macronutrientes y fibra

Una porción de 1/2 taza de maíz molido en piedra (amarillo o blanco) contiene 221 calorías. Obtiene la mayor parte de su energía de los carbohidratos, con 47 gramos de carbohidratos en cada porción que representan el 77% de sus calorías totales. La mayoría de estos carbohidratos se digieren para obtener azúcar, una fuente de combustible para nuestros tejidos, y los carbohidratos también ayudan a eliminar los desechos de nuestro cuerpo. Una porción de 1/2 taza de maíz molido en piedra contiene 4,5 gramos de fibra alimentaria, un carbohidrato indigerible que disminute el colesterol y previene el estreñimiento. Una sola porción de maíz molido en piedra representa el 12% de la ingesta recomendada de fibra alimentaria para hombres y el 17% para mujeres, de acuerdo al Instituto de Medicina. Cada porción de maíz molido en piedra contiene pequeñas cantidades de proteína y grasa: 5 gramos y 2 gramos, respectivamente.

Contenido vitamínico

El maíz molido en piedra estimula tu ingesta de vitaminas, especialmente tu ingesta de vitamina B1 (tiamina) y B6 (piridoxina). La tiamina de tu dieta ayuda a promover la función inmune, la cual te protege de enfermedades infecciosas y le ayuda a tus células a producir energía utilizable. La piridoxina ayuda en el desarrollo saludable del cerebro, y también le ayuda a tus células cerebrales a comunicarse entre ellas. Una porción de 1/2 taza de maíz molido en piedra blanco o amarillo presume con 235 microgramos de tiamina y 185 microgramos de piridoxina. Ésto aporta el 14% de tus requerimientos diarios de B6, así como el 21% y el 20% de la ingesta diaria de B1 para mujeres y hombres, respectivamente, de acuerdo al Instituto de Medicina.

Minerales benéficos

Incorpora el maíz molido en piedra en tu dieta para consumir más minerales, especialmente magnesio y selenio. Una porción de 1/2 taza de maíz molido en piedra amarillo o blanco contiene 77 miligramos de magnesio, lo cual es el 18% de la ingesta diaria recomendada para hombres y el 24% para mujeres, de acuerdo al Instituto de Medicina. Cada porción también presume de 9,5 microgramos de selenio, o el 17% de tu necesidad diaria. El selenio del maíz molido en piedra lucha contra los efectos dañinos de los radicales libres, químicos asociados con el crecimiento del cáncer y el envejecimiento. El magnesio apoya la función de riñones saludables, y también ayuda a tus células a producir energía.

Otros nutrientes

Escoge maíz amarillo molido en piedra sobre su homólogo blanco para estimular tu luteína y zeaxantina. Estos dos nutrientes, parte de una familia de nutrientes llamados carotenoides, juegan un papel importante en la visión saludable. Constituyen parte de tus retinas (tejidos encargados de detectar el color y la luz, y después enviar la información visual a tu cerebro) y filtran la luz para prevenir el daño retiniano. Incluir abundante luteína y zeaxantina en tu dieta (al menos 6.000 microgramos por día, reporta el Instituto Linus Pauling) también combate la degeneración macular relacionada con la edad. Una porción de maíz amarillo molido en piedra contiene 827 microgramos de luteína y zeaxantina, el 14% de tu objetivo diario, mientras que el maíz blanco ofrece míseros 3 microgramos por porción.

Más galerías de fotos



Escrito por sylvie tremblay, msc | Traducido por natalia orduz