Nutrientes y beneficios del arroz

El cultivo de arroz se remonta a miles de años y ha producido cerca de una docena de tipos diferentes. El arroz blanco es el tipo que más se come, aunque el arroz integral y las variedades silvestres también están disponibles. El arroz es un alimento básico para los centenares de millones de personas cada día. Es barato, versátil y fácil de cocinar, aunque la mayoría de sus beneficios se deben a su contenido nutricional. El arroz integral y algunas variedades silvestres contienen la mayoría de los nutrientes, por lo que son los más beneficiosos para la salud.

Alto en almidón

Todas las variedades de arroz son grandes fuentes de almidón, que es un carbohidrato complejo que tarda poco en digerirse y metabolizarse comparado con los carbohidratos más simples como el azúcar de la fruta, la fructosa, el azúcar de la leche, la lactosa o el azúcar de mesa y la sacarosa. Más específicamente, la mayoría del arroz contiene entre 35 y 40 gramos de carbohidratos por cada taza y casi todo es en forma de almidón. Esto es beneficioso porque el almidón no aumenta tu nivel de glucosa en sangre tan fácilmente como otros azúcares, por lo que ayuda a prevenir los picos de insulina. En cambio, el almidón proporciona un suministro más estable de glucosa durante un largo periodo de tiempo, lo que evita que la energía tenga "altibajos" comúnmente asociados a comer otros carbohidratos como los productos horneados, la pasta y la fruta dulce. Como regla general, el arroz blanco de grano corto es rico en almidón en comparación con las variedades de grano largo.

Fibra alimenticia

No todos los tipos de arroz son buenas fuentes de fibra, pero las variedades silvestres y el integral ciertamente lo son porque contienen granos enteros. Integral significa que el germen, el salvado y a veces la cáscara del grano permanecen intactos. En contraste, el arroz blanco es procesado y pulido desnudando el grano de la mayoría de su fibra. En comparación, una taza de arroz integral contiene hasta 3,5 gramos de fibra, mientras que la misma cantidad de arroz blanco normalmente contiene menos de un gramo. La fibra dietética proporciona muchos beneficios para la salud incluyendo la moderación de los niveles de glucosa y del colesterol en sangre, reduce las sensaciones de hambre y la estimulación de las deposiciones regulares.

Vitaminas y minerales

Aunque las diferentes variedades de arroz tienen cantidades similares de proteínas, grasas y calorías, pueden diferir grandemente en otros nutrientes. Además de más fibra, el arroz integral contiene más vitaminas y minerales. Más específicamente, el arroz integral es una buena fuente de muchas vitaminas del complejo B, vitamina E, magnesio, manganeso, calcio, potasio, hierro y zinc, aunque las cantidades específicas dependen de la calidad del suelo. Las vitaminas del complejo B son necesarias para el crecimiento celular, la producción de glóbulos rojos y el metabolismo sano, mientras que los minerales son beneficiosos para tener huesos fuertes y un tono muscular normal. Comparado con el arroz integral, el arroz silvestre tiende a ser un poco más alto en aminoácidos, ácido fólico y vitamina A. Sin embargo, algunas marcas de arroz blanco tienen más vitaminas, minerales y fibra agregada, ya que también puedan ser buenas fuentes de muchos nutrientes.

Colesterol y sin gluten

Los nutrientes polémicos que están ausentes en el arroz incluyen el colesterol y el gluten. Algo de colesterol dietético es importante para la fabricación de las membranas celulares y algunas hormonas, pero demasiado contribuye a tener un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular. El gluten es una proteína que se encuentra en abundancia en el trigo, cebada y centeno. Un porcentaje significativo de personas son intolerantes o alérgicas al gluten, que eventualmente puede conducir a tener inflamación intestinal y disfunción, llamada enfermedad celíaca. Aunque el arroz natural no tiene gluten, el arroz preparado en una caja a menudo contiene algo de gluten, así que lee las etiquetas cuidadosamente.

Más galerías de fotos



Escrito por sirah dubois | Traducido por maria gloria garcia menendez