El valor nutricional de los tomates para el embarazo

Durante el embarazo, generalmente necesitas un poco más de las vitaminas y nutrientes recomendados para asegurarte de que tu bebé crezca sano y fuerte. Sin embargo, esto no significa porciones extra de comida chatarra. A medida que tu bebé crece, necesitarás alimentarte con comidas nutritivas. Los tomates son justamente uno de los muchos alimentos frescos y saludables que puedes comer durante el embarazo.

Vitamina C y hierro

Los tomates son una fuente de vitamina C, uno de los muchos nutrientes esenciales que necesitas durante el embarazo para que tú y tu bebé estén sanos. La vitamina C ayuda a formar huesos, dientes y encías saludables. Esta vitamina también ayuda en la absorción de hierro, que es una preocupación especial durante el embarazo, ya que las embarazadas generalmente requieren mucho de este mineral. Si bien tu médico podría recomendarte suplementos adicionales de hierro durante el embarazo, comer tomates ricos en vitamina C ayudarán a tu organismo a absorber mejor el hierro que ingieras.

Licopeno

Los tomates contienen grandes cantidades de licopeno, un antioxidante que puede proteger contra el daño celular. El National Institutes of Health señala que es seguro para las embarazadas comer alimentos que contengan licopeno, aunque la seguridad de los suplementos de licopeno para las mujeres embarazadas no se ha estudiado adecuadamente. Si estás embarazada, disfruta de los beneficios de este antioxidante, ya que se encuentra de manera natural en el tomate y mantente alejada de los suplementos de licopeno.

Nuevos desarrollos

En 2007, los bioquímicos vegetales de la University of Florida hicieron genéticamente tomates que contienen ácido fólico, una vitamina esencial para un embarazo saludable. Las deficiencias de folato durante el embarazo pueden causar problemas de desarrollo, tales como bajas tasas de crecimiento y defectos de nacimiento, y se recomienda a todas las mujeres embarazadas asegurarse de obtener las cantidades adecuadas de este nutriente. Generalmente se encuentra en las espinacas y otras verduras de hoja verde, la ingeniería genética podría pronto hacer que los tomates sean una fuente valiosa de folato. Sin embargo, antes de que ests tomates sean aprobados por la FDA, deben realizarse más pruebas y podría llevar años antes de que veas tomates ricos en folato en tu supermercado local.

Consideraciones

Si bien los tomates proporcionan un valor nutricional durante el embarazo, también pueden provocar incomodidad en algunas mujeres embarazadas. Durante la segunda mitad del embarazo, la acidez se convierte en una preocupación para algunas mujeres, como la hormona progesterona relaja la válvula que separa el esófago del estómago, causando el reflujo ácido y la sensación de ardor de la acidez estomacal. Si sufres de acidez estomacal durante el embarazo, suprime el consumo de tomate y evita otros alimentos que provocan problemas gastrointestinales.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica taylor | Traducido por mariajose mansilla