Valor nutricional de los mariscos

Los mariscos son un alimento excelente, bajo en calorías y alto grado proteico, que promueve la buena salud del corazón. De acuerdo con el California Seafood Council, los mariscos también son bajos en grasas saturadas y sodio, ricos en vitaminas y minerales y relativamente fáciles de digerir. Si estás a dieta o si deseas tomar decisiones más saludables a la hora de los alimentos que consumes, es importante entender el valor nutricional que ofrecen.

Contenido proteico

El pescado es una excelente fuente de proteínas y su bajo contenido calórico hace que sea una alternativa más saludable que las carnes rojas o aves de corral. El cuerpo utiliza las proteínas para crecer, mantener y reparar el tejido celular. De acuerdo con el California Seafood Council, los mariscos que más proteínas aportan son el atún, calamar, camarón, mero y tiburón. Una porción cocida de 3 oz de cualquiera de ellos ofrece de un 49% a 60% del valor diario de proteínas recomendado.

Contenido de vitaminas y minerales

Los mariscos contienen un gran cantidad de vitaminas y minerales. Según la FDA, algunas variedades de pescados y mariscos son una excelente fuente de potasio, vitamina A, E, C y D, calcio y hierro. Por ejemplo, comer 12 almejas pequeñas ofrece un 30% de hierro, 10% de vitamina A y 8% de calcio de los valores diarios recomendados.

Contenido de omega-3

Los peces también tienen un alto contenido de ácidos grasos omega 3, un tipo de grasa saludable. Según Alaska Seafood, los omega-3 son responsables de la disminución de colesterol, reduciendo el riesgo de coágulos sanguíneos y disminuyendo la constricción y la acumulación de placa en las arterias. Todos los tipos de pescado incluyen cierta cantidad de omega-3. Los que ofrecen la mayor concentración son la trucha, el salmón salvaje y de criadero, las sardinas, la caballa, las ostras, el atún albacora y anchoas, de acuerdo a How Much Fish.

Beneficios

Comer mariscos ofrece muchos beneficios para la salud. De acuerdo con el California Seafood Council, la investigación sugiere que el consumo de dos a tres porciones de pescado por semana reduce el riesgo de sufrir un derrame cerebral o ataque al corazón. Esto es en gran parte debido a los efectos de los ácidos grasos omega-3. Comer mariscos en forma regular también puede reducir potencialmente el riesgo de desarrollar cáncer de colon, de mama o de próstata. Las mujeres embarazadas también pueden beneficiarse de los altos niveles de proteína, zinc y hierro que se encuentran en los pescados y mariscos.

Consideraciones

Una de las principales consideraciones al comer mariscos es prestar atención a cómo se prepara. El California Seafood Council aconseja evitar el consumo de mariscos o crustáceos crudos o poco cocidos. Se incita a que las mujeres embarazadas limiten a una vez por mes el consumo de pez espada, tiburón y atún y que eviten el consumo de peces de agua dulce capturados en forma recreativa. El consumo de mariscos en general debe ser limitada a dos o tres veces por semana para evitar el riesgo de un aumento de los niveles de mercurio.

Más galerías de fotos



Escrito por rebecca lake | Traducido por sofía bottinelli