¿Cuál es el valor nutricional de una manzana?

Cualquier fruta agrega valor nutricional a una dieta consciente de la salud, pero las manzanas podrían resultar especialmente beneficiosas ya que promueven la salud de toda la vida, ayudando a reducir significativamente el riesgo de diabetes tipo 2, según informa el "Harvard Gazette". Las manzanas proporcionan varios nutrientes -incluyendo carbohidratos, vitaminas y fitonutrientes- lo que las vueve una adición saludable que hacer a tu dieta. Disfrútalas como un refrigerio (snack), o añádelas a las recetas.

Carbohidratos y fibra

Cada manzana de tamaño mediano -aproximadamente de 3 pulgadas (7.6 cm) de diámetro- contiene 95 calorías. Aproximadamente el 87 por ciento de estas calorías provienen de los carbohidratos; y estos que se encuentran en las manzanas te ayudan a metabolizar las grasas, permiten que tu sistema nervioso funcione y ayudan a tu tejido muscular a aferrarse a sus reservas de proteínas. Cada manzana mediana también contiene 4.4 gramos de fibra dietética, un carbohidrato no digestivo que combate las enfermedades crónicas -como la enfermedad diverticular y la diabetes tipo 2- y te ayuda a mantenerte regular. La fibra en una manzana aporta el 18 por ciento de la ingesta de fibra diaria recomendada para las mujeres y 12 por ciento para los hombres.

Vitamina C

Las manzanas también ofrecen un valor nutricional gracias a su contenido de vitamina C. Tu cuerpo no puede producir vitamina C, por lo que necesita que la consumas en tu dieta. Utilizas la vitamina C para mantener tus tejidos -especialmente los huesos y la piel- fuertes. Obtener suficiente vitamina C en tu dieta también ayuda a la función saludable del cerebro y lucha contra las enfermedades cardiovasculares. El consumo de una manzana mediana aumenta tu consumo de vitamina C en 8.4 miligramos -9 por ciento de la ingesta diaria de vitamina C recomendada para los hombres y 11 por ciento para las mujeres.

Contenido de fitonutrientes

Algunos de los valores nutricionales que se encuentran en las manzanas provienen de sus fitonutrientes. Las manzanas, en particular las pieles de la manzana, están llenas de polifenoles -un tipo de antioxidante- según un estudio publicado en el "Journal of Medicinal Food" en 2012. El estudio encontró que los polifenoles de la piel de la manzana ayudan a regular el crecimiento celular de la piel; y los investigadores sugieren que podrían ayudar a tratar o prevenir enfermedades de la piel. Otro estudio, publicado en la edición de mayo de 2013 de la "Food Chemistry", señala que los fitonutrientes en la cáscara de manzana reducen la oxidación de los lípidos en la sangre -un proceso que contribuye a la enfermedad cardiovascular.

Consumiendo más manzanas

Además de disfrutar de las manzanas por sí mismas como un refrigerio, puedes utilizarlas en una variedad de recetas. Hornea las manzanas picadas y hazlas puré para hacer compota de manzana, o simplemente ásalas picadas junto con trozos de calabaza como un plato festivo adecuado para el clima frío. Haz postres de manzana horneados saludables rellenando manzanas sin corazón con una mezcla de avena, nueces y un toque de mantequilla y azúcar. Alternativamente, agrega trozos de manzana a tus ensaladas favoritas, o añádela en rodajas finas a los sándwiches.

Más galerías de fotos



Escrito por sylvie tremblay, msc | Traducido por jaime alvarez