El valor nutricional del pan de centeno con manteca

Una rebanada de pan fresco de centeno con manteca es un acompañamiento común para un plato de sopa o guiso. El pan es una nutritiva forma de aumentar tu ingesta de vitaminas y minerales, así como también de fibras y proteínas. La manteca es menos sana y la debes restringir en tu dieta. Conocer la información nutricional de una rebanada de pan de centeno con una cucharada de manteca puede motivarte a elegir alternativas de productos untables más sanos como el queso cottage o una pequeña cantidad de aceite de oliva.

Grasa

El pan de centeno es un alimento con pocas grasas, hasta que lo untas con manteca. Una rebanada de pan de centeno tiene sólo 1 g de grasa, pero una cucharada de manteca tiene 11,5 g con 7,3 g de lo que son grasas saturadas no sanas. Además de hacerte ganar peso, consumir una gran cantidad de grasa diariamente puede contribuir a las enfermedades cardiovasculares y al tipo 2 de diabetes. Una forma de cortar la grasa es usar manteca batida, que tiene 7,6 g de grasa, de los cuales 4,75 g los conforman las grasas saturadas. Usa manteca verdadera, porque la margarina y la manteca untable generalmente contienen grasas trans que también llevan a aumentar de peso y a los problemas de corazón.

Fibra

El centeno es considerado un grano entero, así que cuando optes por una rebanada del pan de centeno estarás aumentando tu ingesta de fibra dietaria. De acuerdo al National Heart, Lung and Blood Institute (Instituto nacional de corazón, pulmones y sangre), aumentar la fibra que consumes puede ayudar a controlar tu nivel de colesterol así como a prevenir la constipación y otros problemas digestivos. Se recomienda a las mujeres una ingesta de fibra dietaria de entre 22 a 28 g y a los hombres entre 28 a 24g; una rebanada de pan de centeno contribuye con 1,9 g de esos totales. La manteca no contiene fibra.

Vitaminas

El pan de centeno y la manteca no contienen muchas vitaminas, pero proveen pequeñas cantidades de algunas importantes. La manteca contiene 355 IU de vitamina A, que es necesaria para los ojos. También te da 1 mcg de vitamina K, nutriente que ayuda a la sangre a coagularse apropiadamente. El pan de centeno provee pequeñas cantidades de vitaminas B, que son importantes para la producción de energía. Más especificamente, el pan de centeno contiene 1,2 mg de niacina, una vitamina B que puede ayudar a bajar tus niveles de colesterol malo mientras sube el del bueno.

Minerales

Ambos, el pan de centeno y la manteca tienen más minerales que vitaminas. El sodio es uno de los minerales que debes restringir y la manteca contiene 101 mg en 1 cucharada. Si optas por la manteca sin sal reduces el contenido de sodio a 1 mg. Si comes más del límite recomendado de 2.300 mg de sodio por día puedes aumentar el riesgo de un ataque al corazón y a las enfermedades del corazón. Una rebanada de pan de centeno contiene 211 mg de sodio. Los minerales más beneficiosos que puedes obtener de la ingesta del pan de centeno y la manteca incluyen al calcio, el hierro y el potasio. La manteca te da 3 mg de calcio y el pan 23 mg. Tendrás más de 1 g de hierro por rebanada de pan y 53 mg de potasio.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por adriana de marco