Nutrición de las sardinas brisling

La sardina brisling es un miembro de la familia "clupeidae," que incluye arenques, sábalos y sardinas. En noruego, "brisling" se refiere a un pez herringlike. Las sardinas brisling se encuentran en el Océano Atlántico Norte y el Mar de Labrador hacia el sur, hasta Carolina del Sur a lo largo de la costa este de los Estados Unidos. Usa estos diminutos peces como bocadillos, sándwiches, en ensaladas o sobre pan tostado con queso crema para darle a tu cuerpo un impulso de nutrientes.

Fundamentos de nutrición

Las sardinas brisling, al igual que todas las variedades de sardinas, son ricas en nutrientes. Cada 3,75 onzas de este tipo de sardinas envasadas en aceite y escurridas, sin deshuesar, contiene aproximadamente 23 gramos de proteína, que es el 46 por ciento del valor diario (DV en su sigla en inglés) establecido por la U.S. Food and Drug Administration basada en una dieta de 2.000 calorías diarias. La misma cantidad también proporciona aproximadamente 11 gramos de grasa total, que es el 17 por ciento del DV; 131 miligramos de colesterol, que es aproximadamente el 43 por ciento del VD; 191 calorías; y no contiene carbohidratos, fibras ni azúcares. El conteo de calorías varía en función de si las sardinas son envasadas ​en agua, aceite, salsa de tomate, salsa de mostaza u otros ingredientes.

Proporciona vitaminas esenciales

Aunque las vitaminas no son fuentes de energía, desempeñan un papel crucial en la salud de tu cuerpo. Son esenciales para funciones tales como la producción de células, la reparación de tejidos y el metabolismo. Una lata de 3,75 oz de sardinas escurridas, envasadas en aceite, sin deshuesar, contiene 8,22 microgramos de vitamina B-12, que es más del 100 por ciento del DV, y 178 unidades internacionales de vitamina D, que es del 45 por ciento de la DV establecido por la FDA.

Suministros minerales saludables

Al igual que las vitaminas, las pequeñas cantidades de minerales son esenciales para el buen funcionamiento de los procesos de tu cuerpo. Una lata de 3,75 onzas de sardinas en aceite sin deshuesar, escurridas, proporciona 351 miligramos de calcio, que es el 35 por ciento del DV establecido por la FDA, y 451 miligramos de fósforo, que es el 45 por ciento del DV. El calcio y el fósforo juegan un papel importante en la construcción y la protección de los huesos y los dientes.

Ácidos grasos ricos en omega-3

Los ácidos grasos omega-3, un tipo de ácido graso poliinsaturado, están vinculados a un menor riesgo de enfermedad cardiovascular. El pescado es bajo en grasas saturadas y alto en ácidos grasos omega-3, por lo que las sardinas son una opción saludable para el corazón. De acuerdo con la University of Massachusetts Medical School, el consumo de pescado como las sardinas dos veces a la semana te permite obtener la cantidad de omega-3 necesaria para reducir el riesgo de enfermedades del corazón.

Consideraciones nutricionales adicionales

El mercurio es un metal tóxico que puede ser absorbido por los peces. El mercurio puede obstaculizar el desarrollo del cerebro en los niños y afectar el aprendizaje y la memoria en los adultos. Algunos tipos de pescado, como el tiburón, el pez espada y la caballa, pueden contener altos niveles de mercurio. Sin embargo, las sardinas contienen niveles bajos, según el University of Michigan Health System. La American Heart Association recomienda que incluyas sardinas en tu plan de comidas.

Más galerías de fotos



Escrito por karen curinga | Traducido por mariana nonino