Nutrición de los plátanos contra los plátanos deshidratados

Con una tasa de consumo per cápita que supera la de las manzanas y las uvas combinadas, los plátanos han sido durante mucho tiempo la fruta favorita de Estados Unidos. La U.S. Census Bureau estima que desde aproximadamente 1990, el estadounidense medio consume cerca de 25 libras de plátanos al año. No es sorprendente que esta importación tropical tenga una ventaja sobre las frutas cultivadas localmente, los plátanos son relativamente baratos, ampliamente disponibles, súper dulces y fáciles de comer sobre la marcha.

Plátanos frescos

Los plátanos son una excelente fuente de energía fácilmente disponible y una buena fuente de varios nutrientes importantes. Por poco más de 100 calorías, una fruta mediana proporciona unos 27 gramos de carbohidratos, poco más de un gramo de proteína y menos de medio gramo de grasa. También suministra un 22% y un 17% del valor diario de vitamina B-6 y C, respectivamente, así como el 12% de cada uno de los valores diarios de fibra dietética y de potasio. Un plátano mediano es uno que pese aproximadamente cuatro onzas o mida entre siete y ocho pulgadas de longitud, según el U.S. Department of Agriculture.

Plátanos deshidratados

Un plátano fresco tiene un 75% de su peso de agua, según el USDA. El proceso de secado elimina aproximadamente el 96% de este contenido de agua, haciendo que los plátanos deshidratados sean una fuente más concentrada de calorías y nutrientes que la fuente de la fruta. Onza por onza, los plátanos deshidratados son cuatro veces más altos en fibra, potasio, carbohidratos, azúcar y calorías que la variedad dulce. Sólo son ligeramente más altos en vitamina B-6, sin embargo, en gran parte porque es una vitamina soluble en agua. Los plátanos deshidratados tienen en realidad alrededor del 20% más bajo de vitamina C, una vitamina soluble en agua que es particularmente sensible al calor.

Problemas del tamaño de la ración

Como los frutos secos, el tamaño estándar para una porción de plátano deshidratado es 1/4 taza. Esto tiene sentido, considerando que el plátano deshidratado es cuatro veces más concentrado por peso y volumen. Una porción de 1/4 taza tiene unas 90 calorías, 22 gramos de carbohidratos, un gramo de proteína y menos de medio gramo de grasa, según el USDA. Ofrece justo un 10% de cada uno de los valores diarios de potasio y de fibra, pero un 6% menos sustancial del valor diario de vitamina B-6 y un escaso 3% del valor diario de vitamina C.

Saltarse las virutas

El principal beneficio del consumo de frutos secos es que duran mucho más que la variedad fresca y son, en general, nutricionalmente comparables mientras las porciones son limitadas. Es importante que leas las etiquetas del producto, sin embargo, para evitar productos de alto contenido calórico elaborados con grasa y azúcar. Se suelen vender plátanos deshidratados en rebanadas o en polvo para usarlos en las recetas y los productos más saludables contienen un solo ingrediente: plátanos secos o deshidratados. No hay que confundir "virutas" de plátano con los frutos secos sin adulterar. Estos productos normalmente están recubiertos de aceite, azúcar y sabores artificiales. Según el USDA, las virutas de plátano son casi seis veces más altas en calorías y 100 veces más alta en grasas que la fruta fresca.

Más galerías de fotos



Escrito por meg campbell | Traducido por maria gloria garcia menendez