La nutrición de la patata y de la patata dulce

Al igual que muchos alimentos, parece ser que las papas han caído en la trampa de la moda en la dieta. Aunque puedes evitar comer papas blancas y consumir patatas dulces, ambas proporcionan nutrientes esenciales que tu cuerpo necesita para una buena salud. Es posible que una comparación de la información nutricional de ambas te ayude a determinar cómo pueden encajar en tu dieta.

Tamaño de la porción

Al comparar la información nutricional de estos alimentos es importante utilizar el mismo tamaño de porción para ayudar a juzgar las similitudes. Una porción de 100 g (alrededor de 3,3 onzas) es normalmente utilizada para comparar alimentos. Esto es importante porque, de acuerdo con la base de datos de nutrientes del USDA (United States Department of Agriculture), una patata dulce de tamaño mediano pesa 114 g, mientras que una patata blanca mediana alcanza los 173 g, lo cual puede significar un sesgo importante en la composición de nutrientes al comparar ambos alimentos.

Calorías

El contenido calórico de la patata blanca y de la patata dulce es similar. Una porción de 100 g de patata blanca al horno con cáscara contiene 93 calorías, mientras que la misma porción de una patata dulce al horno dulce con cáscara contiene 90 calorías.

Carbohidratos y fibra

Al tratarse de alimentos ricos en almidón, la mayor parte de las calorías de las dos patatas proviene del contenido de carbohidratos. Una porción de 100 g de patata blanca contiene 21 g de carbohidratos y 2,2 g de fibra, mientras que la patata dulce contiene 21 g de carbohidratos y 3,3 g de fibra. Si bien la patata dulce contiene más fibra, la diferencia es muy poca. La fibra es un nutriente esencial ausente en la dieta de los estadounidenses, según la American Dietetic Association. La fibra mejora los movimientos intestinales, ayuda a controlar el hambre y disminuye los niveles de colesterol en la sangre. Las mujeres adultas necesitan entre 25 g de fibra al día, mientras que los hombres adultos necesitan 30 g al día.

Proteína y grasa

Ambos tipos de patatas casi no contienen grasa y su contenido de proteínas es muy similar. Una porción de 100 g de patata blanca contiene 2,5 g de proteína y 0,1 g de grasa, mientras que la patata dulce contiene 2 g de proteína y 0,2 g de grasa. Una dieta saludable debe proveer de las proteínas del 10 al 35 por ciento de sus calorías y del 20 al 35 por ciento de la grasa.

Vitaminas

El contenido vitamínico varía de manera más significativa entre ambos tipos de patatas. Una porción de 100 g de patata blanca contiene 9,6 mg de vitamina C, 28 mcg de ácido fólico y 1 UI de vitamina A, mientras que la patata dulce contiene 20 mg de vitamina C, 6 mcg de ácido fólico y 19.218 UI de vitamina A. La patata dulce tiene un alto contenido de vitamina C y aun uno mayor de vitamina A. Una porción de esta proporciona 384 por ciento de tu valor diario de vitamina A. Esta vitamina favorece el crecimiento y el desarrollo, la salud ocular y el sistema inmunológico.

Minerales

Cuando se trata de minerales, la patata blanca es una mejor fuente de hierro y potasio que la patata dulce. Una porción de 100 g de la patata blanca contiene 1,1 mg de hierro y 535 mg de potasio, mientras que la patata dulce aporta 0,7 mg de hierro y 435 mg de potasio. Según la Office of Dietary Supplements, la anemia por deficiencia de hierro es uno de los trastornos nutricionales más comunes en el mundo. Una porción de 100 g de patata blanca aporta el 6 por ciento de tu valor diario de hierro.

Más galerías de fotos



Escrito por jill corleone, rdn, ld | Traducido por josué miraflores m