Nutrición para los nódulos linfáticos

Tus nódulos linfáticos, estructuras pequeñas y redondas encontradas a lo largo de tu cuerpo, forman parte del sistema linfático. Cada nódulo contiene glóbulos blancos, llamados linfocitos, que soportan el sistema inmune, mientras que los vasos permiten conectar los nódulos para el movimiento y el drenaje del líquido linfático. Una serie de nutrientes pueden apoyar la función del nódulo linfático y prevenir la enfermedad.

Ácidos grasos poliinsaturados


Salmón.

Los ácidos grasos poliinsaturados pueden beneficiar a los nódulos linfático. Contienen dos o más enlaces químicos insaturados dentro de cada molécula de grasa, haciendo las grasas líquidas a temperatura ambiente. Consumir una dieta rica en ácidos grasos poliinsaturados podría ayudar a disminuir el riesgo de linfoma non-Hodgkin, un tipo de cáncer que afecta a los ganglios linfáticos, según un estudio publicado en "Annals of Oncology" en abril de 2006. Consumir frutos secos, semillas, pescado y cereales integrales puede ayudar a aumentar tu consumo de grasas poliinsaturada y potencialmente ayudar a mantener sanos los ganglios linfáticos.

Vitamina D


Col rizada.

Consumir vitamina D, una hormona también conocida como calcitriol, también puede ayudar a mantener la salud de los nódulos linfático. Como las grasas poliinsaturadas, consumir vitamina D en la dieta puede reducir el riesgo de tener un linfoma no Hodgkin, según el mismo estudio de abril de 2006 en "Annals of Oncology". La vitamina D parece particularmente importante para reducir el riesgo de tener un linfoma no Hodgkin folicular. Consume productos lácteos, queso de soja y vegetales de hojas verdes, que son fuentes de vitamina D.

Vitamina A


Zanahorias.

La vitamina A también puede desempeñar un papel en el apoyo a los ganglios linfáticos sanos. El retinaldehído, una forma de vitamina A, interactúa con los nódulos linfático alrededor de tu tracto digestivo. Consumir vitamina A permite la activación del gen adecuado dentro de los ganglios linfáticos, según un estudio publicado en el "Journal of Immunology" en febrero de 2011. Esta activación del gen permite que los nódulos drenen adecuadamente el líquido linfático alrededor de tu intestino delgado, mientras que no consumir suficiente vitamina A en tu dieta puede interferir con el drenaje de los ganglios linfáticos. Consume patatas dulces, col rizada, calabaza, zanahoria y aceite de pescado como fuentes de vitamina A.

Selenio


Hablar con tu médico.

Una dieta nutritiva y rica en selenio también puede apoyar la función del nódulo linfático en algunos casos. Un drenaje linfático adecuado resulta importante para tu salud, puesto que la incapacidad de los ganglios linfáticos para drenar el líquido linfático causa acumulación de líquido e hinchazón, una afección llamada linfedema. Muchos pacientes con cáncer tienen un mayor riesgo de tener linfedema debido a la eliminación de los ganglios linfáticos cancerosos durante el tratamiento del cáncer. El consumo de selenito, un compuesto que contiene selenio, puede ayudar a reducir el linfedema después de la cirugía de cáncer, según un estudio publicado en "Biological Trace Element Research" en septiembre de 2005. Si tienes cáncer, habla con tu médico sobre los posibles beneficios de tomar selenio para prevenir o reducir el linfedema.

Más galerías de fotos



Escrito por sylvie tremblay, msc | Traducido por maria gloria garcia menendez