Nutrición en un huevo duro sin la yema

Al igual que muchos alimentos, los huevos son una parte nutritiva de una dieta balanceada si se comen con moderación. Dicho esto, los huevos tienen sus puntos bueno y sus puntos malos, muy malos. Si disfrutas comer huevos duros, debes entender cómo cambia su valor nutritivo de acuerdo con si te comes o no la yema.

Calorías y proteínas

Los huevos no son exactamente alimentos bajos en calorías, pero quítales la yema y perderán la mayoría de la cantidad de calorías. En comparación con un huevo grande, entero que tiene 71 calorías, un huevo duro sin la yema contiene apenas unas 17 calorías. De acuerdo con el Department of Animal and Poultry Sciences (Departamento de ciencias animales y de aves) de Virginia Tech, la clara de un huevo duro también contiene una cantidad impresionante de 3,6 g de proteína. La proteína es esencial para la buena salud, ya que regula todas tus actividades corporales, incluyendo las contracciones musculares, la transportación de nutrientes y el balance de electrolitos.

Grasa, colesterol y carbohidratos

El contenido de grasa representa gran parte de la reducción de calorías cuando quitas la yema de un huevo duro. Las yemas de huevo son altas en grasa y en colesterol, por lo general contienen de 100 a 200 mg de ácidos grasos omega 3 y 1,6 de grasa saturada. De acuerdo con el Health System (Sistema de salud) de la universidad de Michigan, el contenido completo de colesterol de un huevo se encuentra en la yema, unos enormes 210 mg. El quitar la yema también reduce la cantidad de calorías. Con la yema, un huevo duro contiene 0,85 g de carbohidratos. Sin la yema, la cantidad de carbohidratos disminuye a 0,24 g.

Colina, ácido fólico, hierro y calcio

Las claras de los huevos duros contienen pequeñas cantidades de muchos otros nutrientes importantes. Las concentraciones de calcio dentro de la clara del huevo son en promedio de 2 mg, mientras que el contenido de hierro es de aproximadamente 0.30 microgramos y el contenido de ácido fólico es 1,0 microgramos. Estas cantidades son considerablemente menores de lo que serían con la yema. Lo mismo ocurre con la colina. La colina es un miembro del grupo de vitaminas del complejo B y destaca por su capacidad para reducir las enfermedades cardíacas y el riesgo de defectos de nacimiento. De acuerdo con el Health System (Sistema de salud) de la universidad de Michigan, en la clara del huevo hay 0,42 mg de colina en comparación con los 215,1 mg que hay en el huevo entero.

Lo que te estás perdiendo

Si quitas la yema de un huevo duro para evitar la grasa y el colesterol, puede ser que pases por alto unas cuantas vitaminas benéficas. Una yema del huevo contiene 245 UI de vitamina A, 18,26 UI de vitamina D, 0,44 mg de vitamina E y 0,1 microgramos de vitamina K, ninguna de las cuales se encuentra en la clara del huevo. El Pennington Biomedical Research Center (Centro de investigación biomédica de Pennington) también explica que la yema contiene luteína y zeaxantina, dos poderosos carotenoides que te pueden ayudar a protegerte contra ciertas enfermedades crónicas y cánceres y también mantiene saludables a tus ojos.

Más galerías de fotos



Escrito por jonae fredericks | Traducido por laura lara