Nutrición para la enfermedad de Crohn y la artritis reumatoidea

No existe una cura conocida para la enfermedad de Crohn o la artritis reumatoide, pero una nutrición adecuada puede desempeñar un papel importante en la reducción de la inflamación, el apoyo al sistema inmunológico, y por lo tanto se puede conseguir la reducción de la progresión y brotes sintomáticos de las dos enfermedades.

Identificación

La artritis reumatoide o la AR, es un tipo de artritis inflamatoria que daña la membrana sinovial de protección de las articulaciones. Es un trastorno autoinmune, lo que significa que es una enfermedad de autoataque. La enfermedad de Crohn es un trastorno doloroso que afecta a la porción inferior del intestino delgado y, como la AR, es un trastorno inflamatorio. Se piensa también que se correlaciona con una activación anormal del sistema inmune.

Sensibilidad a alimentos

The Canadian School of Natural Nutrition, o CSNN, dice que tanto para la enfermedad de Crohn como para la AR, es importante identificar la sensibilidad a los alimentos y eliminar los alimentos dañinos. Muchas personas tienen sensibilidad a los alimentos, sin darse cuenta, porque los síntomas inducidos por los alimentos pueden tardar hasta 24 horas en aparecer y puede que no aparezcan cada vez que se consume el alimento responsable. Los alimentos más alergénicos para la AR y los enfermos de Crohn incluyen productos lácteos, trigo, gluten, maíz, tomates, patatas, pimientos, huevos, levadura, soja, berenjena, carne roja, la cafeína y el azúcar.

Eliminación de la dieta

CSNN recomienda alimentos alergénicos comunes durante tres semanas y luego reintroducir un alimento por día. Lleva un diario y anota los alimentos que has añadido y los síntomas que tienes. Si no se produce la exacerbación de los síntomas, entonces los alimentos se consideran seguros para el consumo. Si los síntomas empeoran, retira ese alimento por completo durante al menos tres meses, debido a que el consumo va a agravar tu sistema inmunológico ya comprometido, aumentar la inflamación, y los síntomas empeorarán. Después de tres meses, los alimentos sensibles pueden ser mejor tolerados, y puedes experimentar con reintroducirlos. Sin embargo, se recomienda consumir estos alimentos con moderación, ya que el retorno a tu antigua dieta puede causar una exacerbación de la artritis reumatoide y enfermedad de Crohn.

Carne

Limita el consumo de carne, ya que contiene ácido araquidónico, que promueve la inflamación. También inhibe la absorción de calcio, que es especialmente problemático para los pacientes con AR que necesitan calcio para sus huesos.

Alimentos recomendados

Tu dieta debe ser rica en alimentos como frutas y verduras frescas, huevos, soja, legumbres, frutos secos y semillas, mariscos, aceite de oliva extra virgen y pescado fresco. Estos alimentos son antiinflamatorios, y todos ellos son ricos en esteroles vegetales, que se cree que ayudan a regular y apoyar el sistema inmunológico. La mayoría de ellos también es rica en antioxidantes, que son importantes para ambos trastornos. Los antioxidantes ayudan a las paredes intestinales en la lucha contra los radicales libres, que de otro modo podrían causar daños en los tejidos en los pacientes con enfermedad de Crohn. En los pacientes con AR, los antioxidantes protegen las articulaciones del daño causado por los radicales libres y pueden aumentar la movilidad articular.

Omega 3

El consumo de peces de agua fría como el salmón, la caballa y las sardinas es muy recomendable, ya que contienen ácidos grasos esenciales omega-3 que reducen la inflamación. También ayudan a reparar el aparato digestivo de los enfermos de Crohn y puede reducir los síntomas de la enfermedad. Además, se cree que reducen el dolor artrítico. Por desgracia, no se recomienda, debido a la contaminación por metales pesados ​​de muchos peces, más de dos porciones a la semana. Como una alternativa, CSNN sugiere tomar de 3 a 5 g al día de un suplemento de aceite de pescado que está purificado de contaminantes.

Más galerías de fotos



Escrito por megan ashton | Traducido por mariela rebelo