Nutrición del queso de cabra versus la del queso feta

El queso feta es un queso en salmuera tradicionalmente elaborado con leche de oveja, aunque también puede contener leche de cabra. Dos ejemplos son el queso feta griego y el búlgaro. El queso de cabra es una alternativa aceptable para algunas personas que son alérgicas al queso elaborado con leche de vaca. Tanto el feta como el de cabra aportan nutrientes esenciales y pueden consumirse en una variedad de formas como parte de una dieta equilibrada.

Porciones pequeñas

Una porción de 1 onza de queso feta contiene 75 calorías, una porción comparable de queso de cabra duro tiene 128 calorías y 1 onza de queso de cabra suave tiene 76 calorías. Según Dietary Guidelines for Americans 2010, el queso entero es una de las principales fuentes de calorías en la dieta típica estadounidense. Consumir más calorías de las que gastas al día puede conducir al aumento de peso. Para limitar la ingesta de calorías al consumir queso, controla el tamaño de las porciones y come el queso con alimentos bajos en calorías. Prueba con una ensalada de sandía y queso feta o berenjenas asadas con queso de cabra.

Escoge quesos con menos grasas saturadas

Una onza de queso feta contiene 6 gramos de grasa, incluyendo 4,2 gramos de grasa saturada, mientras que una onza de queso de cabra duro tiene 10 gramos de grasa, 7 de los cuales son saturados. Una onza de queso de cabra suave tiene 6 gramos de grasa total y 4,1 gramos de grasa saturada. El queso es una de las principales fuentes de grasa saturada, que eleva los niveles poco saludables del colesterol LDL en la sangre y puede aumentar el riesgo de una enfermedad cardíaca. Deberías consumir no más de 10 por ciento de tu total diario de calorías de grasa saturada, que equivale a 22 gramos de grasa saturada en una dieta de 2.000 calorías. Consume tu queso feta con alimentos bajos en grasa, como pavo molido magro, o come tu queso de cabra con grasas saludables, como nueces.

Escoge el queso de cabra bajo en sodio

El queso feta tiene 260 miligramos de sodio en una porción de 1 onza. La misma porción de queso de cabra duro tiene 120 miligramos, mientras que una onza de queso de cabra suave tiene 130 miligramos de sodio. Demasiado sodio en la dieta puede conducir a hipertensión arterial y a un mayor riesgo de enfermedades cardíacas, renales y accidentes cerebrovasculares. Los adultos sanos deben limitar la ingesta diaria de sodio a un máximo de 2.300 miligramos, ciertos grupos deben limitar su ingesta diaria a 1.500 miligramos. El queso es uno de los principales contribuyentes de sodio en la dieta típica estadounidense. Limita tu ingesta de sodio cuando comas queso feta o de cabra, combina el queso con alimentos bajos en sodio, como tomates cherry con queso de cabra o queso feta en una ensalada con lechuga y uvas.

El queso duro de cabra tiene más calcio

Una onza de queso feta tiene 140 miligramos de calcio, o 14 por ciento del valor diario de calcio. Una porción comparable de queso de cabra duro tiene 254 miligramos de calcio, mientras que una onza de queso de cabra suave tiene sólo 40 miligramos. El calcio es un nutriente esencial para construir y mantener los huesos fuertes y reducir el riesgo de fracturas de huesos y osteoporosis. Según 2010 Dietary Guidelines, los productos lácteos son la principal fuente de calcio, y el estadounidense típico consume menos de la cantidad recomendada de calcio. La espinaca es otra fuente de calcio, y una tarta griega de espinacas y queso feta puede ser un plato con un alto contenido de calcio.

Más galerías de fotos



Escrito por natalie stein | Traducido por mariana groning