nutrición del pargo rojo

Escrito por sylvie tremblay, msc | Traducido por roberto garcia de quevedo

El pescado constituye una parte importante de una dieta saludable, y debes comerlo dos veces por semana, informa la American Heart Association. Sin embargo, algunos tipos de pescado se deben comer con moderación debido a su contenido de mercurio. El New York City Department of Health and Mental Hygiene clasifica al pargo como alto en contenido de mercurio y recomienda limitar tu consumo de pescado alto en mercurio a una porción por semana. Cuando se consume en cantidades adecuadas, el pargo rojo aumenta tu ingesta de nutrientes y contribuye a una dieta equilibrada.

Calorías y proteínas

Cada porción de 6 onzas de pargo rojo aumenta tu ingesta calórica en 170 calorías; el 9 por ciento de tu ingesta diaria, si sigues una dieta de 2.000 calorías. Apenas por debajo de la mitad de estas calorías provienen de los 35 gramos de proteína del pargo. La proteína en tu dieta no sólo ayuda a mantener los tejidos fuertes, incluyendo la piel y los músculos, sino que también te ayuda a hacer enzimas y hormonas que apoyan tu salud. Al igual que otras proteínas de origen animal, el pargo rojo contiene los nueve aminoácidos que necesitas para consumir como parte de tu dieta, haciéndolo una proteína "completa".

Contenidos de vitamina

El pargo rojo viene cargado con vitaminas esenciales, particularmente las vitaminas D y E. Cada ración cuenta con 694 unidades internacionales de vitamina D (más que las 600 UI que necesitas cada día) junto con 1,6 miligramos de vitamina E, o el 11 por ciento de la ingesta diaria recomendada. El contenido de vitamina D del pargo rojo mantiene tus huesos fuertes, ya que ayuda al cuerpo a absorber y utilizar el calcio de creación de hueso adecuadamente. La vitamina E apoya el crecimiento de glóbulos rojos sanos, que ayudan en el transporte de oxígeno y también ofrecen protección antioxidante para tus tejidos, lo que puede ayudar a combatir las enfermedades crónicas.

Contenido mineral

Añade pargo rojo a tu dieta como fuente de magnesio y selenio, dos minerales esenciales. Al igual que la vitamina E, el selenio protege los tejidos contra el daño debido a su papel como antioxidante. También te mantiene saludable al promover la función inmune. Una porción de pargo rojo contiene 65 microgramos de selenio, que es más que tu requerimiento de selenio diario de 55 microgramos. El magnesio en el pargo rojo te ayuda a producir energía y mantiene los dientes y huesos fuertes. Cada porción de 6 onzas de pargo rojo contiene 54 miligramos de magnesio; el 17 y 13 por ciento de la ingesta diaria recomendada de magnesio para las mujeres y hombres, respectivamente.

Ácidos grasos omega-3

EL pargo rojo sirve como una buena fuente de ácidos grasos omega-3, una familia de grasas que necesitas obtener de tu dieta. Cada porción de pargo rojo contiene 0,4 gramos de ácido docosahexaenoico, o DHA, y 0,1 gramos de ácido eicosapentaenoico, o EPA. Este DHA juega un papel en la función cerebral, y conseguir bastante de él en tu dieta podría reducir tu riesgo de enfermedad de Alzheimer. Ambos tipos de ácidos grasos omega-3 se benefician a aquellos que sufren de diabetes y ayudan a mejorar los niveles de lípidos en la sangre.

Más galerías de fotos