Nutrición del caldo de vegetales

Puedes hacer sopa casera fácilmente para calentarte en los meses más fríos o solo para ayudar a satisfacerte antes de tu comida principal para no consumir demasiadas calorías. La mayoría de las recetas de sopas caseras comienzan con caldo, como el de vegetales. Aunque la versión comprada es la más conveniente, a menudo tiene mucha cantidad de sodio, puede ser mejor hacerlo en casa.

Calorías y macronutrientes

El caldo de vegetales no contiene muchas calorías. Una porción de 1 taza solo proporciona 12 calorías, las que provienen de los 3 gramos de carbohidratos que contiene. Otros tipos de caldo tienen similares cantidades de calorías; cada taza de caldo de pollo proporciona 12 calorías y cada taza de caldo de carne de res tiene 17. No obstante, estos caldos de carne contienen 0.5 gramos de grasas cada uno, lo que hace que el de vegetales sea la opción más saludable.

Contenido de sodio

La principal desventaja del caldo de vegetales comprado es que es bastante alto en sodio. Cada taza contiene 940 miligramos, o el 39 por ciento del valor diario de sodio. Los caldos de pollo y carne de res son ligeramente más bajo en sodio; el de pollo contiene 860 miligramos y la carne de res 893 miligramos. Busca un caldo de vegetales con la etiqueta que diga "bajo en sodio", ya que estos caldos pueden contener no más del 5 por ciento del VD, o 140 miligramos de sodio por porción. Consumir demasiado sodio aumenta tu riesgo de elevada presión sanguínea, cardiopatías y apoplejías.

Contenido de vitaminas

Aunque el caldo de vegetales está hecho con vegetales, el resultado final no es muy elevado en vitaminas. Cada taza te proporciona el 10 por ciento del VD de vitamina A, que necesitas para tener una vista y una función inmune saludables. Optar por otro tipo de caldo tampoco aumentará mucho tu consumo de vitaminas. El caldo de carne de res no es particularmente alto en ninguna vitamina, pero una taza de caldo de pollo te ayuda a aumentar el consumo de vitamina C, con un 27 por ciento del VD. La vitamina C ayuda a evitar el daño de los radicales libres en las células y es esencial para la formación de colágeno.

Hacer una versión más saludable

Tu mejor apuesta es tomar los vegetales que necesites, y algunos sobrantes de vegetales, y hacer tu propio caldo. Solo asegúrate de no incluir hojas de zanahorias o pieles de cebollas, ya que el resultado final resulta amargo, según lo afirma Fine Cooking. Cuando hagas el caldo, puedes limitar mucho la sal que agregas o no agregarla. Asegúrate de incluir cebolla, ajo y otras hierbas que te gusten, como perejil (parsley) o tomillo (thyme), para dar sabor sin sodio.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica bruso | Traducido por maria eugenia gonzalez