Nutre tu cuerpo, valórate a ti mismo

El fortalecimiento de tu autoestima con una dieta saludable

Come alimentos saludables.

Una de las cosas más importantes que le digo a la gente es que eviten la privación. Esto conduce a trastornos del pensamiento y, posiblemente, a los atracones.

— Ellen Reiss-Goldfarb, dietista registrada

"El hombre es lo que come". Publicado por primera vez en un ensayo en 1863, esta declaración del filósofo alemán Ludwig Andreas Feuerbach se ha convertido en el mantra de los gurús de la nutrición y el bienestar en la descripción de los efectos que la comida tiene en tu cuerpo: Come alimentos saludables, sé físicamente sano. Pero tus hábitos alimenticios pueden afectar mucho más que tu cuerpo físico, pueden hacer o romper tu autoestima.

En primer lugar, busca el placer

¿Qué te excita? ¿Qué hace reír o sonreír? ¿Cuándo fue la última vez que "jugaste"? Es posible que no estés acostumbrado a considerar estas cosas en el contexto de la dieta y la salud física, estas en blanco al responder a estas preguntas, es el momento de hacer un cambio para tu cuerpo y tu mente.

En su libro "The Emotional Energy Factor: The Secrets High-Energy People Use to Beat Emotional Fatigue", el psicoterapeuta Mira Kirshenbaum explora una serie de conclusiones relativas a la energía y la satisfacción emocional. Después de encuestar a nutricionistas, endocrinólogos y especialistas en medicina deportiva, concluyó que el 70 por ciento de la energía total de una persona está relacionada con las emociones. La alimentación para tu ser emocional con actividades, relaciones y prácticas que te gustan es más importante que cualquier otro factor en la promoción de la energía y una sensación de bienestar.

Tu dieta debe promover placer. Saborear tu comida, comer con tus seres queridos y crear platos agradables visualmente promueve la salud física, el sentido de la gratitud y el amor propio, de acuerdo con Stanley J. Gross, psicólogo y autor del libro "Pathways to Lasting Selfsteem." Si estás en las etapas iniciales de aumento de tu autoestima, Gross sugiere el establecimiento de un objetivo no común: el desarrollo de la capacidad de experimentar placer cuando lo deseas. Contemplar el placer de la comida antes de cada comida es un primer paso.

No dejes que la dieta sea un verbo

A medida que tratas de mejorar tu salud emocional y física relacionada a la alimentación, ten en cuenta las palabras que utilizas para describir tu misión. ¿Estás comiendo una dieta saludable o estás en una dieta que promueve la privación de tus alimentos favoritos, grupos enteros de nutrientes o cantidades suficientes de calorías y puede suponer graves daños a tu sentido de autoestima?

Independientemente de los resultados bien publicitados de que la dieta rara vez conduce al éxito a largo plazo y puede suponer riesgos, los estadounidenses gastan más de $40 mil millones anuales en dietas y productos relacionados con la dieta.

"Desafortunadamente, la mayoría de las mujeres y muchos hombres basan su autovaloración en cómo se ven y lo que pesan ", dijo la especialista en trastornos del comer y registrada dietista Ellen Reiss-Goldfarb. "Una de las cosas más importantes que le digo a la gente es que eviten la privación. Conduce a trastornos del pensamiento y, posiblemente, a los atracones".

El consumo de muy pocas calorías también obliga a tu cuerpo a programarse en modo de hambre, una condición en la que tus reservas de grasa corporal y tu metabolismo se ralentiza. La restricción de carbohidratos aumenta el riesgo de sufrir estados de ánimo depresivos y pensamiento nublado, así como condiciones menos graves pero de aislamiento social como el mal aliento.

Un enfoque más eficaz, según Reiss-Goldfarb, implica comer principalmente alimentos sanos y la incorporación de pequeñas cantidades de placer, o "probar" los alimentos. Comer pan blanco, pizza o un postre en ocasiones puede ayudar a prevenir los antojos de alimentos y la fijación de alimentos que "no se pueden" comer, una fijación es la configuración perfecta para la angustia emocional y comer en exceso. Convéncete a ti mismo que eres digno de alimentos saludables, pero también tienes el derecho a disfrutar de las indulgencias ocasionales.

Desayuno para una vida mejor

Muchas personas piensan erróneamente que saltarse el desayuno es una señal de auto-control, dice Gross en "Pathways to Lasting Self-Esteem". Pero comer mal o demasiado poco durante horas de la mañana a menudo conduce a la hipoglucemia, mal humor, hambre excesiva y comer en exceso. Un desayuno sano y equilibrado, en cambio, salta tu metabolismo, aumenta tu energía, ayuda a pensar con claridad y proporciona una excelente oportunidad para la auto nutrición.

Gross dice que el desayuno debe contener hidratos de carbono complejos, proteínas de alta calidad y grasas saludables. Reemplaza tu pastelería típica, café con leche o falta de desayuno, por ejemplo, con la avena tradicional con yogur bajo en grasa, fruta fresca y almendras tostadas.

Comenzar el día con el auto-cuidado puede fortalecer tu voluntad de cuidar de ti mismo el resto de el día. Una rutina de desayuno saludable también puede ayudar a alcanzar o mantener un peso corporal saludable, otro factor que va a mejorar tu autoestima.

Apunta a las toxinas

¿Hacer comidas específicas dispara la baja autoestima? Probablemente no. Comer una dieta general saludable rica en azúcares, grasas saturadas y conservantes, sin embargo, es poco probable que alimente la positividad. Cada comida y refrigerio proporciona una oportunidad para tomar decisiones saludables o no saludables y de buscar el placer o no. Lo que eliges hace una diferencia.

Considera el equilibrio de dos nutrientes esenciales en la dieta típica estadounidense: los ácidos grasos omega-6 y ácidos grasos omega-3. Si bien ambos son esenciales para la salud humana, los estadounidenses tienden a consumir cantidades excesivas de omega-6 y muy poco omega-3. Los altos niveles dietéticos de omega-6 aumentan la inflamación y pueden amortiguar los niveles hormonales y estados de ánimo. La mayoría de grasas de omega-6 se encuentran en los aceites vegetales -como el cártamo, maíz y girasol- y en la carne.

"Soy un gran fan de aceite de pescado y ácidos grasos omega-3", dijo Reiss-Goldfarb. Comer más pescado, semillas de lino, nueces y aceite de canola, dijo, puede ayudar a aliviar la depresión, desequilibrios hormonales y la infertilidad.

Al comer alimentos enteros, principalmente frescos, como frutas, verduras y granos enteros, estás tomando el cuidado de tu cuerpo una práctica conocida para reforzar la autoestima. Los carbohidratos complejos también impulsan la producción de sustancias químicas del cerebro para sentirse bien, como la serotonina.

Comunícate para crecer

Es fácil llegar a ser tan centrado en los aspectos internos de la salud física y emocional que se descuiden factores externos, como el apoyo de los demás y podría ser un gran error. Ya sea con tu esposa, tu mejor amigo o un terapeuta, el apoyo emocional es importante para hacer cambios duraderos y saludables en tu dieta y autoestima.

J. Scott, Shonka, un entrenador personal e instructor en Extreme Bootcamp en Santa Monica, California, ofrece asesoramiento: Elige a tus amigos con sabiduría. "Come y has ejercicio con un amigo con objetivos similares a los tuyos", aconsejó. "Cualquiera que te humilla es indeseable".

Abordar los problemas emocionales subyacentes antes o al hacer cambios en la dieta también es importante. Si tienes exceso de peso, haces dieta compulsivamente, tienes actitudes desordenadas sobre tu cuerpo y los alimentos, o con frecuencia recurres a la comida para lidiar con el estrés emocional, busca terapia que aborde tu salud emocional y conductual.

Foto: Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por august mclaughlin
Traducido por antonella iannaccone