Nuevos tratamientos para fibromialgia y síndrome de fatiga crónica

La fibromialgia causa dolor articular y muscular difusos que pueden afectar el estado de ánimo, interferir con el sueño y provocar fatiga profunda. Al igual que la fibromialgia, el síndrome de fatiga crónica o CFS, según sus siglas en inglés, causa fatiga debilitante. Muchas personas con CFS también experimentan depresión de ánimo y dolor crónico. Las causas de estos trastornos son poco conocidos. Los analgésicos, antidepresivos y pastillas para dormir han sido históricamente la base de la terapia para la fibromialgia y también para el síndrome de fatiga crónica. En los últimos años, sin embargo, se han desarrollado estrategias de tratamiento novedosas.

Medicamentos

Por el momento, U.S. Food and Drug Administration (FDA, según sus siglas en inglés) no ha aprobado medicamentos para el tratamiento específico de la CFS. Hasta hace relativamente poco, lo mismo era cierto para la fibromialgia. En los últimos años, sin embargo, la FDA aprobó las drogas pregabalina (Lyrica), duloxetina (Cymbalta) y milnacipran (Savella) para tratar el dolor de la fibromialgia. Se cree que cada uno de estos medicamentos afecta los químicos en el cerebro que juegan un papel en la percepción del dolor. Los efectos secundarios incluyen somnolencia, náuseas y sequedad de boca. La duloxetina y milnacipran también han sido relacionadas con un mayor riesgo de pensamientos suicidas en las personas con depresión.

Tai Chi

Se ha demostrado que el ejercicio aeróbico mejora el dolor y la calidad del sueño en las personas con fibromialgia y síndrome de fatiga crónica. Más recientemente, se ha prestado atención al tai chi por su ejercitación de la mente y el cuerpo. El tai chi ombina respiración profunda y movimientos suaves. Según las directrices de la Agency for Healthcare Research and Quality, las personas con síndrome de fatiga crónica pueden beneficiarse de la introducción gradual de actividades como el tai chi en su plan de ejercicios. El tai chi también podría ser útil para las personas con fibromialgia. Un ensayo aleatorio publicado en agosto de 2010 en "The New England Journal of Medicine" mostró que el tai chi fue asociado a la reducción de síntomas de la fibromialgia y una mejor calidad de vida en 33 personas que participaron en sesiones de 60 minutos dos veces por semana durante 12 semanas.

Terapia cognitiva conductual

La terapia cognitiva conductual o TCC es un tipo de psicoterapia que estimula cambios en el pensamiento, bajo la premisa que los cambios en el pensamiento pueden conducir a cambios en el comportamiento. Se ha asociado a la TCC con la mejora de los síntomas de la depresión y la ansiedad. Los resultados de los estudios sobre la TCC para el CFS y la fibromialgia no han sido concluyentes. Sin embargo, un estudio de marzo de 2011 en "The Lancet", encontró que la TCC puede ayudar a controlar los síntomas del CFS. Los 161 participantes que recibieron TCC experimentaron un mejor funcionamiento físico en comparación con los que sólo recibieron la atención médica tradicional. De la misma manera, los investigadores de un estudio publicado en 2012 en la revista "Pain Research and Treatment" evaluaron el uso de la TCC individual y demostraron que se asocia con dolor de la fibromialgia disminuido y mejora del estado de ánimo hasta 9 meses después de la terapia. Los investigadores especulan que las sesiones de TCC individualizadas pueden ser más eficaces que las sesiones de TCC grupales de estudios previos.

En el horizonte

Los estudios para determinar si otras terapias podrían ser útiles para la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica están en marcha a partir de 2013. Un estudio de julio de 2008 publicado en el "European Journal of Internal Medicine", encontró que el fármaco raloxifeno (Evista) redujo el dolor y la fatiga en las mujeres menopáusicas con fibromialgia. Estudios más amplios son necesarios, sin embargo, antes de que pueda ser aprobada. Los investigadores también están examinando si la duloxetina, un medicamento utilizado para la fibromialgia, puede beneficiar a las personas con CFS. Mientras tanto, el uso de múltiples estrategias para tratar el dolor crónico, los cambios en los trastornos del estado de ánimo y del sueño relacionados con el CFS y la fibromialgia es el mejor enfoque para reducir los síntomas y mejorar la calidad de vida.

Más galerías de fotos



Escrito por niya jones | Traducido por sofía bottinelli