Normas de seguridad para las tablillas de una cuna

Las cunas de bebé son responsables de más muertes que cualquier otro artículo de guardería, según la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de los Estados Unidos. Las tablillas, o barras verticales, de la cuna de tu bebé están diseñadas para sujetarlo y evitar que se caiga. Irónicamente, también pueden representar un peligro de seguridad. Las tablillas deben tener el espacio apropiado y estar en buen estado para mantener a tu bebé a salvo.

Cuestiones de seguridad

Las tablillas de las cunas no deben tener más de 2 3/8 de pulgadas de separación para evitar que la cabeza o el cuerpo de tu bebé se atore en estas, de acuerdo con las normas de la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de los Estados Unidos. Las cunas más antiguas o aquellas que tienen tablillas rotas o sueltas, no cumplen con este requisito. Las muertes que tienen que ver con las tablillas sueltas, demasiado espaciadas o faltantes se han reportado. Las tablillas de las cunas más viejas también pueden tener pintura con plomo, que puede ser dañino si se ingiere. Además, las astillas y puntos ásperos pueden hacer daño a tu bebé.

Medidas de seguridad

Antes de permitir que tu bebé duerma en una cuna, asegúrate de que no le falten tablillas o que no estén sueltas. Asegúrate de que éstas no estén demasiado separadas. Si puedes pasar un refresco con facilidad a través de las tablillas, la cuna no es segura, advierte la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de los Estados Unidos. Inspecciona de las barras para ver si tienen pintura despegada, astillas y bordes con filo. Asegúrate de que el colchón ajuste perfectamente para que la cabeza de tu bebé no quede atrapada. La persona que ensambla la cuna debe seguir las instrucciones al pie de la letra y utilizar todas las piezas y herramientas.

Conceptos erróneos

Los padres a menudo utilizan protectores para las cunas, almohadillas suaves que se adhieren a las tablillas de la cuna, para evitar que el bebé se pegue en las barras duras. Aunque las almohadillas son muy usadas y normalmente se venden con la ropa de cama de bebé, la Academia Estadounidense de Pediatría advierte a los padres que consideren los riesgos. Un bebé puede asfixiarse cuando los objetos suaves, incluyendo los protectores, se colocan en una cuna. Los bebés pueden meter sus rostros en esta protección, quedar atrapados entre ellas y las tablillas de la cuna, o ser estrangulados por las ataduras que se usan para adherir las almohadillas a las tablillas. Es muy poco probable que un bebé tenga una lesión de gravedad si choca contra el lado de la cuna, dice la Academia Estadounidense de Pediatría, así que los padres deben medir los riesgos y beneficios antes de utilizar protectores de cuna.

Consideraciones

Si ves el sello de la Asociación de Fabricantes de Productos Infantiles en una cuna nueva, significa que un laboratorio independiente le ha hecho pruebas para asegurarse de que cumpla con todas las normas de seguridad. Busca este sello cuando compres una cuna nueva. Después de hacer la compra, devuelve la tarjeta de registro del producto, así serás notificado en caso de haber reclamos. También puedes visitar el sitio web de la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de los Estados Unidos, cpsc.gov, para solicitar información o reportar algún problema con una cuna.

Advertencia

Se cuidadoso si compraste o aceptaste una cuna usada, especialmente si no viene con la información sobre su antigüedad o el fabricante. Si tienes que usarla, revísala con cuidado para ver si hay algún problema y mide las tablillas. Si es posible, llama al fabricante de la cuna usada para asegurarte de que no haya problemas o reclamos.

Más galerías de fotos



Escrito por shannon cotton | Traducido por mayra nava