Normas de seguridad para el Parque Nacional Capitol Reef

El Parque Nacional Capitol Reef es un parque desierto en la zona central sur de Utah, muy conocido por que allí se encuentra el Waterpocket Fold, un terreno denominado la "arruga en la Tierra", que se extiende por más de 100 millas. La seguridad es primordial al visitar los rocosos acantilados, cañones y cúpulas del parque, particularmente si se va acompañado de niños pequeños.

Vista de acantilados

Los pronunciados precipicios y el terreno resbaloso en el Parque Nacional Capitol Reef (nps.gov/care) son peligrosos para adultos y niños por igual. Cualquier caída puede significar serias lesiones o incluso la muerte. Mantente sobre el camino demarcado y no te aproximes al borde del abismo. Lee todos los avisos de precaución y vigila a los niños en todo momento.

Crecidas

Las crecidas (flash floods) en el Parque Nacional Capitol Reef son una posibilidad a lo largo de todo el año, especialmente en cañones estrechos. Cuando se aproxime una tormenta eléctrica, ten precaución y evita los espacios reducidos. La mayoría de tormentas fuertes ocurren en julio, agosto y septiembre. Las crecidas pueden ocurrir en cualquier momento, pero la precipitación de agua es más intensa entre julio y septiembre.

Vida salvaje

Al visitar el Parque Nacional Capitol Reef, ten cuidado de no pisar ninguna serpiente, especialmente la venenosa serpiente de cascabel enana. Con una longitud no mayor a dos pies, esta víbora de color rosa pasa desapercibida fácilmente, ya que se confunde con la piedra arenisca de color rosa del parque. El ciervo mulo es considerado inofensivo, pero como todos los animales del parque, no debes acercarte a éste ni alimentarlo.

Fruita Orchard

El histórico huerto Fruita Orchard del parque Capitol Reef produce frutas comestibles. Durante la temporada de cosecha, puedes degustar la fruta de los árboles, usando las escaleras del huerto. No trepes a los árboles. Los niños no deben dejarse sin supervisión en las escaleras del huerto frutal.

Sobrevivir al clima

Los excursionistas en el Parque Nacional Capitol Reef pueden deshidratarse o sufrir de agotamiento o ataques por el calor, si no llevan suficiente agua potable para beber, si pasan demasiado tiempo bajo el sol o al experimentar bajas en la sal arterial. Es necesario llevar como mínimo un galón de agua potable por persona, así como bocadillos salados. Hay agua adicional disponible en el Centro de Visitantes, en las áreas de picnic y campamentos. Para evitar la hipotermia en el clima frío, usa telas que no sean de algodón y consume bocadillos energéticos. Entre diciembre y febrero, las temperaturas mínimas están entre 18 F y 23 F, pero se han registrado descensos de hasta -9 F. En junio, julio y agosto, las temperaturas máximas promedio están entre 80 F y 90 F, pero pueden llegar hasta los 104 F.

Más galerías de fotos



Escrito por leah waldron-gross | Traducido por pau epel