¿Es normal que la presión arterial de las personas mayores esté un poco alta?

La hipertensión, o presión arterial alta, generalmente se define como una presión arterial superior a 140/90 mm Hg. Según un informe de 2011 en el International Journal of Hypertension, si tienes entre 40 y 90 años, el riesgo de sufrir un evento cardíaco fatal se duplica por cada 20/10 mm Hg encima de ese nivel. Los datos del Estudio del Corazón de Framingham (un gran estudio poblacional iniciado en 1948) muestra que el 90% de las personas que tienen presión arterial normal a los 55 años, desarrolla hipertensión a medida que crece.

La hipertensión sistólica

La anormalidad en la presión arterial más común en las personas mayores es la hipertensión sistólica aislada, es decir, cuando se miden la presión arterial, sólo el valor superior se eleva. Varios factores contribuyen a la hipertensión sistólica. La arteriosclerosis, comúnmente llamada endurecimiento de las arterias, reduce la elasticidad de las arterias de las personas de edad, lo que aumenta la presión dentro de sus vasos. Cuando la presión arterial se eleva, daña los vasos y la rigidez arterial aumenta. Tanto la arteriosclerosis como la hipertensión dañan los riñones, lo que provoca la liberación de hormonas que elevan aún más la presión arterial.

Los riesgos para la tercera edad

La hipertensión sistólica se ha identificado como un factor de riesgo para la insuficiencia cardíaca, accidente cerebrovascular y enfermedad renal en personas de edad avanzada y es una causa importante de muerte y discapacidad en esta población. Casi el 60% de los hombres y el 65% de las mujeres entre las edades de 65 y 89 desarrollan hipertensión sistólica, y dado que se espera que el número de personas mayores aumente en los próximos años, las cargas personales y sociales debido a la hipertensión podrían ser significativas.

El tratamiento reduce el riesgo

Varios ensayos clínicos han demostrado los beneficios del tratamiento de la hipertensión en los ancianos. Un análisis de 1999 de los siete grandes estudios, reveló que el tratamiento farmacológico reduce los riesgos de la insuficiencia cardíaca y los accidentes cerebrovasculares en pacientes ancianos hipertensos, en un 34 y 39%, respectivamente. El Hypertension in the Very Elderly Trial (estudio de hipertensión en personas muy ancianas) demostró que el tratamiento de la hipertensión en las personas mayores de 80 años reduce el riesgo de insuficiencia cardíaca en un 64% y el riesgo de muerte en un 21%.

Consideraciones

Un leve aumento de la presión arterial se consideraba una consecuencia inevitable del envejecimiento. Sin embargo, el tratamiento de las elevaciones incluso leves, de la presión de sangre en las personas de edad avanzada vale la pena, ya que mejora la longevidad y calidad de vida. Modificaciones de estilo de vida, la pérdida de peso, disminución de la ingesta de sal, el mayor consumo de frutas y verduras, el consumo moderado de alcohol y ejercicio regular, son la primera línea de tratamiento para la hipertensión en las personas mayores. Si estas medidas no producen resultados satisfactorios, se pueden indicar medicamentos. Tu médico determinará el mejor método para ti.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por vanina frickel