¿Es normal que el pie suene después de hacer ejercicios de estiramiento?

Al comienzo de una clase de gimnasia, mientras todos estiran los músculos, es probable que escuches una sinfonía de ruidos que salen de las articulaciones. Aunque tus pies se usan para caminar, correr, pararte, agacharte y soportar peso, estirarlos más de su rango normal de movimiento puede hacer que emitan algunos ruidos.

Qué es el crujido

El crujido de las articulaciones es comúnmente causado por una de dos razones. Los huesos de estas están rodeados por fluido sinovial, que ayuda a lubricar la zona y previene que los huesos se froten entre sí. Este fluido contiene oxígeno, nitrógeno y dióxido de carbono. Cuando la cápsula de las articulaciones se estira, ya sea por movimientos normales o manipulación física, los gases forman burbujas. Cuando estas se liberan, se produce un sonido. Si esta no es la causa del crujido de tus articulaciones, puede relacionarse con el movimiento de los tendones o ligamentos. Si algunas de estas estructuras elásticas de soporte se salen de su posición original o se estiran en exceso, es probable que escuches un ruido cuando regresan a su posición normal.

Cómo se relaciona el estiramiento

El crujido de las articulaciones puede ocurrir en cualquier momento siempre que se manipulen dichas articulaciones. Aunque es posible que suenen mientras movemos los pies normalmente, ocurren más comúnmente cuando el pie se mueve excediendo su rango de movimiento. Cuando te estiras, lo más probable es que muevas tu pie hacia adelante y hacia atrás, y que lo gires sobre el eje del tobillo. Debido a que estos movimientos a menudo requieren que los huesos y ligamentos se estiren más allá de sus posiciones normales, es probable que suenen. Usar tus dedos para estirar los dedos de los pies hacia adelante y hacia atrás también puede producir sonidos. Por lo tanto, la simple respuesta a la pregunta es sí, es normal, por lo general, que el pie cruja durante y después de estirar.

Qué puede significar

En algunos casos extraños, el crujido excesivo de las articulaciones es un efecto secundario de la degeneración de la articulación. Este es un síntoma común de la osteoartritis, una condición que se desarrolla cuando el cartílago se desgasta. A medida que se va desgastando el cartílago, hay una gran variedad de cambios en la articulación. Los huesos pueden comenzar a frotarse entre sí. Como resultado, surgen los espolones a lo largo de los bordes de los huesos. Como resultado de la fricción, la cantidad de fluido sinovial de la zona aumenta. Con el tiempo, la degeneración puede ser tan severa que puede provocar mucha rigidez en las articulaciones y reducir el rango de movimiento.

Síntomas para tener en cuenta

Si tus pies son propensos a crujir durante o después de los ejercicios de estiramiento, presta atención a cualquier síntoma adicional que pueda indicar un problema más serio. Si hay rigidez excesiva de la articulación, dolor, hormigueo o adormecimiento junto con el crujido, consulta con tu médico. Además, el crujido nunca debe estar acompañado por la inestabilidad del pie o del tobillo, lo que puede indicar una lastimadura seria en los huesos o ligamentos.

Más galerías de fotos



Escrito por krista sheehan | Traducido por marina boninni