¿Es normal llorar tras un cambio de fórmula alimenticia?

Si su bebé comienza a actuar más quisquilloso de lo normal después de cambiar su fórmula, es natural que veas la fórmula como la causa. Las fórmulas infantiles, mientras que son similares en su valor nutricional, pueden diferir significativamente en la composición. Es posible que tu bebé pueda tolerar una marca y no otra, especialmente si cambias los tipos de fórmula. Las fórmulas basadas en leche de vaca o de soja, fórmulas hidrolizadas que son más fáciles de digerir, fórmulas especiales para bebés de bajo peso al nacer y fórmulas sin lactosa todas están una al lado de la otra en los estantes de los supermercados y pueden aparecer intercambiables, pero tu bebé puede no tolerarlas todas.

Determinar la causa

Si has cambiado la fórmula porque tu bebé repentinamente comenzó a quejarse y llorar más a menudo y el bebé tiene alrededor de 3 semanas de edad, la fórmula puede no ser la culpable. Los bebés que están destinados a sufrir de cólico empiezan a desarrollarlos alrededor de esta edad y los cólicos a menudo empeoran durante las próximas semanas, alcanzando un máximo durante la sexta a octava semanas y desaparecen en 3 a 4 meses, independientemente del tipo de fórmula. Si el bebé es mayor de 4 meses y tiene un aumento en los síntomas gastrointestinales como regurgitación, vómitos, gas, distensión abdominal o diarrea, es más probable que la fórmula sea la culpable.

Diferentes tipos de fórmula

Si has cambiado de fórmula de leche de vaca a de soja porque tu bebé no tolera la fórmula a base de leche de la vaca, la fórmula de soja puede no resolver el problema. Entre 20% y 50% de los bebés que tienen problemas con fórmulas a base de leche de vaca también tienen problemas con fórmulas a base de soja, según la Australasian Society of Clinical Immunology and Allergy. Aproximadamente el 10% de los bebés con alergia a la leche de vaca necesitan una fórmula a base de aminoácidos. Las fórmulas sin lactosa son raramente necesarias en los bebés porque la intolerancia a la lactosa, una incapacidad para digerir la lactosa de azúcar de la leche, normalmente no se desarrolla hasta después de la edad de 2 o 3 años, explica PubMed Health.

Diferencias de las marcas

Si has cambiado solamente las marcas y no los tipos de fórmula, la diferencia aún podría perjudicar el tracto digestivo de tu bebé. Todas las fórmulas de fabricantes utilizan ingredientes ligeramente diferentes para hacer sus fórmulas "únicas" y darles un punto de venta para destacar entre la multitud. Los fabricantes pueden variar los tipos y porcentajes de grasas, proteínas y carbohidratos que usan para hacer sus fórmulas. Algunos, por ejemplo, utilizan un porcentaje mayor de suero de leche, una proteína de más fácil digestión, caseína, que forma una cuajada más fuerte y menos digestible en el estómago.

Consideraciones

La única manera de saber si el cambio de fórmula es la causa del creciente llanto es volver a cambiar a la fórmula original. Si la fórmula original estaba causando problemas, prueba una nueva marca o tipo, si tu médico está de acuerdo. No cambies tipos fórmulas sin consultar con el médico de tu bebé en primer lugar, puesto que algunas fórmulas no son adecuadas para todos los bebés. Los bebés prematuros, por ejemplo, pueden necesitar fórmulas con más grasas digestibles y un mayor nivel de calorías por onza. Las fórmulas hipoalergénicas pueden costar alrededor de tres veces tanto como fórmulas de leche de vaca, indica la dietista registrada Gloria Tsang, y no tiene sentido pagar extra por una fórmula que tu bebé no necesita.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por paulina illanes amenábar