¿Es normal que los adolescentes pierdan y aumenten de peso rápidamente?

A pesar de que las fluctuaciones de peso a menudo se presentan como parte de los patrones normales de crecimiento en los adolescentes, una drástica pérdida o ganancia de peso pueden indicar algo más serio. Los cambios de peso bruscos pueden suceder como una parte rutinaria de una etapa de crecimiento o pueden ser señales de alerta sobre trastornos emocionales o trastornos de la alimentación. Consultar con tu médico todas tus dudas relacionadas con el crecimiento de tu hijo puede ayudarte a descubrir la causa de su rápida pérdida o ganancia de peso.

Historia

Los adolescentes experimentan períodos de rápido crecimiento alrededor de la pubertad, la cual puede durar varios años. El sitio web KidsHealth sugiere que durante estos períodos de crecimiento muchos adolescentes aumentan de peso más rápidamente a medida que su composición corporal (la cantidad de músculo, grasa y huesos en su cuerpo) cambia y se desarrolla. Siempre y cuando el crecimiento sea proporcional, KidsHealth afirma con seguridad que el peso adicional es normal y saludable. Dado a que no todos los adolescentes crecen de manera similar, los brotes de crecimiento pueden tener el efecto contrario en algunos chicos, provocando la pérdida de peso en caso de que no coman lo suficiente como para mantenerse al día con las necesidades de energía de sus cuerpos.

Significado

Estos brotes de crecimiento no dañarán a tu hijo o su salud en general, pero debes consultarlo con el médico de tu hijo para que pueda asegurarte de que los cambios de peso son parte del patrón del crecimiento normal de tu chico y no debido a algún problema emocional o de salud subyacente. El médico también puede ofrecerte sugerencias dietéticas que pueden ayudar a tu hijo a obtener los nutrientes que necesita durante estos rápidos períodos de crecimiento. Debido a que muchos adolescentes comienzan a experimentar la imagen corporal y a tener problemas de autoestima, el médico puede tranquilizarlo asegurándole la "normalidad" de su ganancia o pérdida de peso.

Consideraciones

Un cambio extremo en el peso de tu hijo acompañado de sentimientos de tristeza o falta de energía, pérdida de apetito o problemas para dormir, pueden indicar que podría sufrir de depresión. El sitio web HelpGuide.org advierte que la depresión no tratada puede conducir a un pobre rendimiento escolar, consumo de drogas o alcohol, e incluso pensamientos o tendencias suicidas. Los médicos pueden tratar con eficacia la depresión con medicamentos y terapia, de manera que debes buscar ayuda para tu hijo tan pronto como notes cualquier señal de depresión.

Advertencia

La pérdida repentina de peso puede ser una señal de alerta sobre los trastornos alimenticios, como la anorexia y la bulimia nerviosa. Las personas con estas condiciones experimentan una imagen distorsionada de su cuerpo, lo que lo lleva a pensar que están demasiado gordos, incluso cuando no lo están. Tu hijo podría ejercitarse constantemente para ponerse en forma o puede pesar los alimentos antes de comerlos o contar meticulosamente las calorías de todo lo que come. Los trastornos alimenticios requieren asesoramiento y tratamiento profesional, así que habla con el médico de tu hijo si notas cualquier señal de estas condiciones.

Potencial

A medida que tu hijo se acerca al final de la pubertad, el crecimiento suele disminuir y normalizarse, la ganancia o pérdida de peso es atribuida a una racha de crecimiento difícil para la mayoría de los adolescentes. Crecerá más acostumbrado a su nueva altura y peso, lo que lo hará menos consciente de su peso y tamaño.

Más galerías de fotos



Escrito por erin carson | Traducido por luis alberto fuentes schwab