¿Es nocivo ingerir demasiadas proteínas?

Las proteínas construyen y reparan las fibras musculares, ayudan a que el organismo se recupere de las lesiones, y mantiene las uñas y el cabello saludables. Se trata de un nutriente esencial que necesita nuestro cuerpo; sin embargo, sólo en determinadas cantidades. Consumir más proteínas de las necesarias puede colocarte en riesgo de varias afecciones de salud, en especial si sigues una dieta elevada en proteínas durante más que unos pocos meses.

Requerimientos proteicos


Todas las personas requieren proteínas con el fin de mantener una buena salud, aunque no todos necesitan las mismas cantidades.

Todas las personas requieren proteínas con el fin de mantener una buena salud, aunque no todos necesitan las mismas cantidades. La mayor parte de los estadounidenses consumen, de manera regular, más del doble de las cantidades de proteínas que necesitan, de acuerdo con el Physicians Committee for Responsible Medicine. Los investigadores de la Rice University sugieren que los adultos sedentarios deberían ingerir unos 0,4 gramos de proteínas por libra de peso corporal; los adultos activos en forma regular deberían consumir hasta 0,6 gramos por libra, y los atletas que deben construir masa muscular deberían incorporar hasta 0,9 gramos por libra. Para un adulto de 150 libras (68 kg), eso significa un rango de 60 a 135 gramos de proteínas cada día.

Ganancia de peso


Algunas proteínas, tales como las legumbres y el yogur sin grasas, cuentan con una densidad calórica relativamente baja.

Algunas proteínas, tales como las legumbres y el yogur sin grasas, cuentan con una densidad calórica relativamente baja. Otras, tales como las mantecas de maní y las carnes rojas, cuentan con una densidad calórica más elevada. De todos modos, cualquier proteína que consumas contiene calorías, y sólo porque las proteínas construyen músculo esto no significa que no contribuyan a la ganancia de peso. Si consumes más calorías ricas en proteínas que las que quemas en forma regular, ganarás peso a través del tiempo. Sin sesiones de entrenamiento de fuerza regulares, mucho de ese peso adicionado se convertirá en grasa corporal.

Desequilibrio nutricional


Si incrementas tu ingesta proteica, será de ayuda mantener abundantes carbohidratos complejos de elevado contenido en fibras en tu dieta cotidiana, tales como los que provienen de cereales integrales, frutas y vegetales.

Consumir demasiadas proteínas puede reducir de manera natural la cantidad de otros nutrientes en tu dieta, en particular de carbohidratos. El entrenador personal Davey Wavey, de Rhode-Island, escribe que las dietas que incluyen grandes cantidades de proteínas pueden elevar el riesgo de deficiencias nutricionales, lo cual podría provocar problemas gastrointestinales tales como constipación o diarrea. Si incrementas tu ingesta proteica, será de ayuda mantener abundantes carbohidratos complejos de elevado contenido en fibras en tu dieta cotidiana, tales como los que provienen de cereales integrales, frutas y vegetales.

Problemas de corazón y riñones


Será importante realizar una consulta médica en busca de aprobación profesional en el caso de que desees seguir algún plan alimentario de alto contenido proteico.

Muchos alimentos de elevado contenido proteico son también ricos en grasas saturadas y sodio. Obtener la mayor parte de las proteínas de tales alimentos puede incrementar el riesgo de padecer la enfermedad cardíaca, además de impactar de manera negativa sobre la salud cardiovascular integral. Un exceso de proteínas incide de manera negativa sobre los riñones, los cuales soportan la responsabilidad de metabolizar este nutriente; por lo tanto, esta saturación proteica puede elevar el riesgo de sufrir enfermedades renales tales como los cálculos, y osteoporosis, sin importar cuál sea la fuente de las proteínas. En consecuencia, será importante realizar una consulta médica en busca de aprobación profesional en el caso de que desees seguir algún plan alimentario de alto contenido proteico.

Más galerías de fotos



Escrito por carly schuna | Traducido por sofia elvira rienti