Los niveles de yodo en las sardinas

Las sardinas son naturalmente ricas en yodo, pero quizá sea necesario que encuentres formas de incluirlas en tu dieta.

Las sardinas son naturalmente ricas en yodo, pero quizá sea necesario que encuentres formas de incluirlas en tu dieta.

El yodo es un componente esencial de las hormonas tiroideas que regulan el metabolismo, el crecimiento, la reproducción y los procesos fisiológicos. Sin él, cada una de estas funciones cotidianas normales se vería perjudicada. Casi todos los tipos de pescados proporcionan este importante oligoelemento. Consumir 150 g de sardinas, que es un poco más de 5 onzas, puede proporcionarte aproximadamente 35 microgramos de yodo, cerca de un cuarto de tu requerimiento de yodo diario.

Explicación sobre las sardinas

Las sardinas son peces originarios de los océanos de todo el mundo así como de aguas subtropicales y tropicales. Pueden vivir hasta 14 años, pero aproximadamente el 90% de la población tiene menos de 6 años de acuerdo a la National Oceanic and Atmospheric Administration. Las sardinas rara vez crecen más de 9 pulgadas de longitud, pero las sardinas enlatadas que compras en el supermercado usualmente son jóvenes y no miden más de 2 o 3 pulgadas. Estas son bajas en calorías (aproximadamente 90 calorías por cada porción de 5 onzas), están llenas de minerales y proporcionan grasas monoinsaturadas (MUFA, monounsaturated fat en inglés) y poliinsaturadas (PUFA, polyunsaturated fat en inglés) saludables para el corazón.

Requerimientos de yodo

Siendo un adulto saludable necesitas 150 microgramos de yodo diariamente. El embarazo eleva tus necesidades a 220 microgramos y la lactancia incrementa tu requerimiento a 290 microgramos. Si bien una porción grande de 5 onzas de sardinas proporciona aproximadamente 35 microgramos debes leer la etiqueta de información nutricional, ya que los distintos tipos de sardinas pueden variar ligeramente en cuanto a su contenido de yodo.

Deficiencia de yodo

La deficiencia de yodo es rara en Estados Unidos, ya que muchos alimentos proporcionan yodo en forma de sal yodada. Padecer una deficiencia puede ocasionar que tu glándula tiroides se hinche, causando una protuberancia en la base de tu cuello llamada "bocio". Adicionalmente, la deficiencia de yodo puede provocar retraso mental, hipotiroidismo o la falta de hormonas tiroideas además de una variedad de diferentes anormalidades en el desarrollo y el crecimiento. Añadir sardinas a tu dieta de vez en cuando puede ser una alternativa placentera a otros tipos de pescado y puede ayudarte a mantener tus reservas de yodo en niveles óptimos.

Formas de comer sardinas

Puedes comer sardinas enlatadas de la forma en la que se encuentran al sacarlas de la lata. Si no te agrada la textura o el sabor puedes crear un puré en un procesador de alimentos. Añade la mezcla a tu cena con pescado o salsa para lograr un mejor sabor y como una forma adicional de incluir un poco de yodo en tu dieta. Las sardinas son un pariente cercano de las anchoas y tienen un sabor similar. Cambia tu ensalada César disfrutando de las sardinas en vez de las anchoas de vez en cuando. Las sardinas también son deliciosas cuando las empanas ligeramente y las salteas, y puedes servirlas con arroz integral.

Más galerías de fotos



Escrito por melodie anne | Traducido por juliana star