Niveles seguros de hierro en los alimentos de los niños

Probablemente sabes que el hierro es un nutriente vital para la salud de tu hijo. La deficiencia de hierro es un problema común en los niños, según el sitio HealthyChildren.org de la American Academy of Pediatrics. En un esfuerzo para evitarlo, muchos padres sobrecargan a sus hijos con alimentos enriquecidos con hierro, junto con un suplemento, que puede también ser un problema. Comprender los niveles de hierro seguros y la forma de alcanzarlos es vital para la salud de tu hijo.

Recomendaciones para el consumo

Los niños entre las edades de 4 y 8 años necesitan 10 miligramos de hierro por día, y los niños entre las edades de 9 a 13 necesitan unos 8 mg de hierro al día. Esto puede parecer poco, pero los alimentos que contienen hierro a menudo tienen sólo una pequeña cantidad. Para llegar a la ingesta diaria recomendada, tu hijo debe comer varias porciones de alimentos que contengan hierro. Al mismo tiempo, tienes que fijarte para asegurarte de que no está recibiendo demasiado. La Office of Dietary Supplements indica que 40 miligramos de hierro diariamente es el nivel máximo de consumo para los niños. Consumir más que eso de forma regular aumenta el riesgo de toxicidad de hierro de tu hijo.

Hierro en los alimentos

Mientras que los suplementos de hierro puede ser una forma valiosa para cubrir los huecos en materia de nutrición, especialmente para los más quisquillosos, pueden aumentar los niveles de hierro más allá de una cantidad segura. Muchos alimentos contienen cantidades variables de hierro, pero los alimentos fortificados pueden provocar sobrecarga de hierro, especialmente cuando se combinan con suplementos. Una dieta pobre, por otra parte, desempeña un papel en la deficiencia de hierro. Leer las etiquetas es una forma ideal para determinar una estimación de la ingesta de hierro de tu hijo. Tener una idea de la cantidad de hierro que está recibiendo puede ayudarte a equilibrar su ingesta en niveles seguros. Carnes, aves y mariscos contienen hierro en cantidades variables, de menos de 1 miligramo a más de 10. Los alimentos fortificados, como cereales, podrían contener el hierro de un día entero en una sola porción. La harina de avena, frijoles, lentejas (lentils) y espinacas son otras fuentes de hierro.

Niveles bajos de hierro

Si tu hijo está por debajo de los niveles seguros de hierro, tiene una deficiencia. Los síntomas incluyen falta de energía, dolor de cabeza, irritabilidad y pérdida de peso, según el sitio web Medline Plus. Los bajos niveles de hierro pueden tener un impacto negativo en el desarrollo cognitivo y el comportamiento de tu hijo, añade HealthyChildren.org. El aumento de la ingesta de alimentos que contienen hierro y la adición de un suplemento a alimentación, bajo la supervisión de un médico, puede ayudarte a obtener un nivel seguro. Servir los alimentos con hierro junto a los que contienen vitamina C aumenta la absorción de hierro y la cocción en sartenes de hierro fundido incrementa la cantidad de hierro en la alimentación de tu hijo.

Toxicidad por hierro

El exceso de hierro puede producir síntomas que incluyen fatiga, náuseas, vómitos y dolor de cabeza, aunque la toxicidad por hierro es rara, señala el sitio Medline Plus. En los niños, por lo general ocurre si ingirieron grandes cantidades de suplementos que contienen hierro. Mantén estos productos fuera del alcance de los niños. Observa lo que come tu hijo para asegurarte de que sus niveles de hierro no se elevan por encima de los niveles seguros. Evita una gran cantidad de alimentos enriquecidos con hierro combinados con un suplemento. Una dieta bien balanceada que contenga una variedad de alimentos de cada grupo de alimentos es la mejor manera de asegurarte de que tu hijo está recibiendo suficiente hierro en su dieta, sin obtener demasiado.

Más galerías de fotos



Escrito por eliza martinez | Traducido por mayra cabrera