Niveles de pH seguros para nadar

Mantener segura tu piscina para poder nadar implica monitorear de forma consistente los químicos y sus niveles como el del pH del agua. Este es una medida de la acidez del agua y diferentes niveles de pH pueden tener efectos dañinos en tu piscina y en tu cuerpo si nadas en ella cuando tales niveles no son los ideales.

Niveles de pH ideales

Los niveles de pH ideales ayudan a que el cloro de la piscina pueda trabajar pero a la vez tu piel y tus ojos estén protegidos de los químicos fuertes. Los niveles de pH más seguros para nadar son entre 7,2 y 7,8, según los Centers for Disease Control and Prevention. Esto coincide con el nivel de pH del cuerpo de la mayoría de los nadadores, lo cual evita que el agua te cause problemas mientras nadas.

Problemas por pH alto

Un alto pH se considera alcalino, y puede provocar problemas en tu cuerpo y en tu piscina. Un pH superior a 7,8 puede enturbiar el agua y dejar restos al costado de la piscina. Un alto pH además evita que el cloro y otros desinfectantes puedan trabajar efectivamente, lo cual implica que algunas bacterias peligrosas de tu piscina puedan no morirse cuando el pH es alto. Es posible que no notes una diferencia en el agua mientras nadas, pero las bacterias pueden ser peligrosas si ingresan en tu cuerpo.

Problemas por pH bajo

Cuando el agua está en el rango ácido de la escala de pH, lo cual significa que está por debajo de 7,0 es posible que sientas la diferencia mientras nadas. Este bajo pH puede causar irritación en la piel y hacer que tus ojos te ardan si los abres bajo el agua. Como con un pH alto, el cloro y otros desinfectantes no son tan efectivos si el pH es bajo, haciendo posible que algunas bacterias peligrosas puedan sobrevivir. También puede dañar tu piscina, haciendo que el metal se corroa y los forros de vinilo se arruguen.

Arreglándolo

Ajustar tu pH lleva un poco de práctica de prueba y error, así que siempre comienza por el extremo inferior al agregarle aditivos a tu piscina. Si el nivel de pH es alto, agregar un ácido como el bisulfato de sodio puede ayudar. La cantidad que debes agregar varía según la lectura de pH. Como ejemplo, para una piscina de 50.000 galones, agrega 900 gramos de bisulfato de sodio si el pH es de 8,0. Para elevar el pH, agrega bicarbonato de sodio, que podrás encontrar fácilmente como leudante. Por ejemplo, por cada Arm and Hammer, agrega unas 9 libras por cada 10.000 galonez. Luego de dos días, si los niveles no se han estabilizado, agrega más de la sustancia correcta para seguir subiendo o bajando el pH.

Más galerías de fotos



Escrito por rob harris | Traducido por aurelius smith