¿Por qué los niveles de glucosa en sangre caen después de comer?

Cuando sientes hambre, comer debería hacer que te sientas mejor. Pero para algunas personas, comer las hace sentir peor, debido a una caída en el azúcar en sangre que se produce entre dos a tres horas después de comer ciertos tipos de comidas, de acuerdo al Dr. Frank Jackson, de Jackson/Siegelbaum Gastroenterology. Esta reacción, llamada hipoglucemia reactiva, puede causar una variedad de desagradables efectos secundarios. La hipoglucemia reactiva también puede indicar una resistencia a la insulina, a menudo considerada un predecesor de la diabetes, afirma la National Diabetes and Digestive and Kidney Disorders.

Mecanismo

La glucosa es esencial para la energía; tu cuerpo descompone los alimentos que comes en glucosa, que puede ser absorbida en la células. Cuando la glucosa entre al torrente sanguíneo, el cuerpo libera insulina para facilitar su absorción en las células. En algunas personas, se libera demasiada insulina en respuesta a la glucosa. La insulina elimina demasiada glucosa del torrente sanguíneo, y los niveles de azúcar en sangre caen. Las personas con resistencia a la insulina tienen cantidades más altas de las normales de insulina circulante, debido a que sus células se han vuelto resistentes a los efectos de la insulina; se necesita una gran cantidad de insulina para que las células respondan y eliminen la glucosa del torrente sanguíneo.

Carga glucémica e índice glucémico

Los alimentos que tienen un alto índice glucémico, lo que significa que se transforman más rápidamente en glucosa después de ser ingeridos, elevan el azúcar en sangre muy rápidamente. En términos generales, los alimentos con carbohidratos altos en azúcares refinadas o azúcares simples tienen un alto índice glucémico. La súbita entrada de glucosa causa la liberación de grandes cantidades de insulina, que elimina demasiada glucosa y causa que el nivel de azúcar en sangre caiga. Comer alimentos con bajo índice glucémico ayuda a evitar la caída de los niveles de azúcar en sangre después de comer. La carga glucémica, que considera la cantidad de carbohidratos en un alimento junto con su índice glucémico, determina el efecto de un alimento en el azúcar en sangre.

Qué comer

Los alimentos ricos en carbohidratos tienen un impacto mayor en los niveles de azúcar en sangre que las proteínas o grasas. Pero no todos los alimentos ricos en carbohidratos tienen una alta carga glucémica. Por ejemplo, las frutas, que son azúcares simples, tienen una baja carga glucémica, ya que contienen menos carbohidratos que algunos otros alimentos y también son ricos en fibras. Los alimentos con mucha fibra como las frutas y los vegetales retrasan la descomposición de los alimentos, lo que ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en sangre. La gaseosa, que contiene muchos carbohidratos y azúcares simples, tiene una carga glucémica mucho más alta y hacen que tu glucosa en sangre aumente rápidamente después de beberla. Los granos refinados tienen una carga glucémica más alta que los integrales. Comer proteínas y algunas grasas en una comida retrasa la digestión de la comida, lo que también resulta en un aumento más lento de la glucosa en sangre. La dietista registrada Joanne Larson recomienda seguir una dieta compuesta por el 20 por ciento de proteínas, 30 por ciento de grasas y alrededor de 130 g de carbohidratos.

Síntomas y tratamiento

Los síntomas de la hipoglucemia incluyen sudor, inestabilidad, debilidad, vértigo, confusión, dificultad para hablar y posiblemente desvanecimiento. Cuando sientas los primeros síntomas de hipoglucemia, come un alimento a base de proteínas como queso o un trozo de carne junto con una pequeña cantidad de carbohidratos, como una fruta. No comas un caramelo, ya que a menudo se recomiendan a los diabéticos con hipoglucemia, según advierte Larson. Los azúcares simples elevarán el azúcar en sangre rápidamente, pero otra gran liberación de insulina podría causar un rebote de hipoglucemia. Evitar que los síntomas se desarrollen siguiendo una dieta baja en carbohidratos refinados ayuda a evitar que se produzca una hipoglucemia reactiva.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por maria eugenia gonzalez