Bajo nivel de carnitina

La carnitina es un aminoácido que tu cuerpo utiliza en el proceso crítico de la producción de energía. En primer lugar, la carnitina se utiliza para el transporte de ácidos grasos de cadena larga, fuente principal de tu cuerpo de energía metabólica, a la mitocondria de las células, explica la Universidad de Illinois en Chicago. Tejidos importantes como el corazón y los músculos esqueléticos dependen en gran medida de la función adecuada de la carnitina para su energía. Por lo tanto, un bajo nivel de carnitina puede tener consecuencias graves, como la arritmia cardiaca y la degradación muscular.

Causas de baja carnitina

Hay varias causas posibles de la deficiencia de carnitina, señala Merck Manual Professional. La ingesta inadecuada de los alimentos que contienen carnitina es una causa primaria: los vegetarianos, gente en las dietas de moda y las personas desnutridas, están en riesgo. Otras personas pueden tener trastornos hereditarios que hacen que sea difícil para su cuerpo utilizar ciertos tipos de grasa para obtener energía. Las deficiencias de enzimas pueden dificultar el metabolismo adecuado de carnitina. La pérdida excesiva de carnitina también puede ser consecuencia de la diarrea y la diuresis o condiciones que requieren hemodiálisis.

Síntomas de baja carnitina

Los síntomas exactos de la deficiencia de carnitina y la edad en que aparecen dependen principalmente de la causa inicial. Sin embargo, dada su importancia para la función muscular, la deficiencia de carnitina puede resultar en la ruptura y la muerte eventual de los músculos, anota el Instituto Linus Pauling. Los bebés con baja carnitina son especialmente susceptibles a la degradación muscular, que se manifiesta inicialmente como dolores musculares y dificultad para caminar, gatear o mover la cabeza. El músculo cardíaco también se puede debilitar, lo que puede conducir a fatiga, mareos, dolor en el pecho y arritmia cardíaca. Sin tratamiento, esto puede llevar a un paro cardíaco o insuficiencia cardíaca. La fase inicial de la deficiencia de carnitina también puede conducir a hipoglucemia, o azúcar excesivamente baja. Esto generalmente se indica con irritabilidad, fatiga, letargo y convulsiones. La función gastrointestinal también se ve afectada, lo que conduce a malestar estomacal.

Fuentes de alimentos

Normalmente, tu cuerpo es capaz de producir su propia carnitina. Sin embargo, cuando tus necesidades exceden la tasa natural de síntesis, tendrás que conseguir más carnitina a partir de fuentes o suplementos dietéticos, aconseja la Office of Dietary Supplements. Los productos lácteos como el queso y la leche, y la carne roja, como la carne de res y el cordero, son las principales fuentes de carnitina. Otros alimentos como el pollo, pavo, pescado, verduras de hoja verde, cereales, aguacates, manzanas, nueces y plátanos son fuentes alternativas de este nutriente. Sin embargo, ya que las fuentes no cárnicas tienen menos carnitina que la carne roja, los suplementos intravenosos y orales están disponibles para compensar la diferencia.

Tratamiento

El tratamiento de la deficiencia de carnitina implica cambios de estilo de vida, tales como alteraciones en la dieta para hacer frente a la falta de carnitina y la proscripción de ejercicio extenuante y ayuno, explica Merck Manual Profesional. Por lo general, el médico puede recomendarte un suplemento de L-carnitina para el tratamiento de deficiencias en la dieta. Otros pacientes pueden necesitar suplementos adicionales con ácidos grasos esenciales y triglicéridos. Una dieta que sea baja en grasas y alta en carbohidratos puede ser administrada a pacientes que tienen problemas de metabolismo de los ácidos grasos.

Más galerías de fotos



Escrito por joseph pritchard | Traducido por jaime alvarez